2015-01-26 11:01 FC Barcelona Por: Administrador

Odegaard es la excusa de Florentino para comprar un tren



Fede Peris

Al final todo acaba sabiéndose. Incluso la comedia que ha montado Florentino Pérez valiéndose de la ilusión generada entre el madridismo por el fichaje de Odegaard, que no es más que una maniobra para ganarse el mercado noruego para ACS y lograr la adjudicación del contrato de un tren en Noruega. 3.100 millones de euros están en juego y al presidente blanco le ha parecido una menudencia pagar casi cuatro millones por un chiquillo si a cambio consigue notoriedad en su país y, sobre todo, un contrato que le puede hacer de oro. Más aún.



Igual que en Colombia, igual que Costa Rica, igual que la gira prevista por Australia. El presidente del Real Madrid actúa en su cargo en función de los intereses de su empresa. Lo más grande es su capacidad para vestir todos sus actos. También ha tenido la virtud de saberse rodear de una fanfarria útil y predispuesta. Lo que menos le interesa a Pérez de Odegaard es el futbolista, aunque tampoco le hace ascos a que suene la flauta y acabe triunfando. Pero él no ha fichado a un futbolista sino a la llave que debe abrirle el mercado noruego a su empresa.

La noticia saltó a los medios económicos hace unos días. ACS, Acciona y OHL pujaban por el contrato de un tren en Noruega. El negocio es de 3.100 millones de euros y su adjudicación está prevista para ya, para el primer trimestre de 2015. Y Pérez tiene que imponerse en la concesión a dos aspirantes noruegas, dos italianas y otra noruega-alemana. La adjudicación de la obra bien valía un esfuerzo de 3,8 millones por el chiquillo. Estará bien invertido. Y luego, si no cumple con las expectativas levantadas, el Real Madrid se llevará una decepción, pero a Pérez siempre le quedarán los 3.100 millones para ACS.





Deja tu Comentario