2014-11-27 09:11 FC Barcelona Por: Administrador

Otra manita de los árbitros al Real Madrid



Fede Peris

El colegiado serbio Milorad Mazic se sumó a la fiesta madridista anoche en Basilea comiéndose una mano como una catedral de Sergio Ramos dentro del área blanca. Fue la típica acción en la que si el infractor es Piqué (por ejemplo en el Bernabéu), la mano es clarísima, y si el que toca el balón con la mano es Sergio Ramos, se trata de una acción involuntaria y fortuita. En este caso, claro, como fue Sergio Ramos el infractor, la prensa inventora de la infamia del villarato prefiere mirar hacia otro lado y aquí no ha pasado nada.

No pasó nada porque, de haber pasado, Sergio Ramos debió ver la tarjeta amarilla y por tanto el camino del vestuario por doble amonestación, ya que el árbitro, que amablemente se prestó para que Sergio Ramos forzara la primera tarjeta con la intención de quedar limpio de amonestaciones en octavos de final, tuvo que  hacer la vista gorda cuando el mismo Ramos tocó el balón con la mano dentro del área. Habría sido la segunda amarilla y, por tanto, expulsión. Lo más divertido del penalti no visto por el colegiado serbio "amigo" del Real Madrid es que en esa jugada señaló córner a favor del Basilea. Es decir, vio que el balón fue despejado por Ramos, desviando la trayectoria del balón dentro del área, pero se le olvidó ver que le dio con la mano. 



Finalemente, el árbitro "amigo", que se ha ganado como mínimo un jamón de Florentino Pérez, redondeó su faena a Basilea tragándose la expulsión de Coentrao, que hizo méritos más que sobrados para ganarse más de una tarjeta amarilla.

Lo de siempre. Sin novedad en el frente. El Real Madrid prosigue con sus récords... arbitrales.

 



 

Deja tu Comentario