2011-12-03 22:12 FC Barcelona Por: Administrador

Otra manita para acongojar al Real Madrid (5-0)



Esta noche han marcado tres de los cuatro fichajes de este año: Cesc, Alexis y Cuenca. Faltó Thiago, pero Guardiola lo reservó para el hachazo que tiene previsto darle a la liga el próximo sábado en el Bernabéu. Tres fichajes, dos milonarios y el otro a coste cero, que funcionan. Nada que ver con los Coentraos, Altintops, Sahin y compañía. Estos dan el callo y rinden. Gracias a sus goles y al juego desplegado por todo el equipo el Camp Nou acabó haciendo la ola, recordando que ser del Barça es lo mejor que hay y acusando de madridista al que no saltara.

Ser del Barça es lo mejor que hay



Fiesta por todo lo alto. Este equipo no está en crisis como algunos, de forma interesada, quieren dar a entender. Este equipo juega igual desde que empezó la temporada humillando al Madrid y ganando el primero de la larga colección de títulos que espera este año al Barça. No hay bajón de juego. Hay que lamentar, cierto, la derrota de Getafe en la que la intervención arbitral tuvo mucha responsabilidad. Fue un accidente. Este equipo, que no ha perdido en toda la temporada más partidos que el de Getafe, se levantó ante el Rayo y se ha confirmado a sì mismo frente al Levante. Dos partidos, 9 goles a favor y 0 en contra. En la línea de todos los partidos que ha jugado este año el Barça en casa: 9 encuentros, 39 goles a favor, 0 en contra.

Pudieron ser ocho

Los dos primeros goles, los dos de Cesc, han servido para desatascar el partido, han obligado a abrirse al Levante y han evaporado el fantasma del Getafe. El Levante no podía cerrarse atrás a aguantar el 2-0. No lo hizo y se llevó cinco, que tuvieron que ser seis si Teixeira, el que no vio la mano de Higuaín en el área de Mestalla, no hubiera aportado su granito de arena para alegría del villarato blanco. Y aún pudieron ser siete u ocho si Messi hubiera estado más acertado de cara a puerta. Leo erró dos ocasiones de libro, de esas en las que no perdona jamás.



Inmenso Valdés

El susto lo dio Puyol, que abandonó el terreno de juego medio mareado ante la perplejidad de todos.  Lo mejor, la eficacia goleadora de Cesc para resolver el partido en la primera media hora. También la irrupción de Cuenca en un equipo en donde los chavales de la casa son bien recibidos. No sólo no desentona, sino que incluso brilla. Importante también que volvieran a marcar los tres delanteros de cara al partido del Bernabéu. Y vital para el equipo el excelente momento de forma que atraviesa Víctor Valdés, el mejor portero de España y del mundo. Hoy ha demostrado por qué sigue siendo, como siempre, el portero menos goleado. Sólo le llegaron dos balones, pero ambos eran gol. Y él, sólo él, el gran Víctor Valdés, se encargó de mantener vivo el sueño, que es una realidad, de un Barça imbatido en el Camp Nou.

Lección de Guardiola a los mal pensados

Guardiola ha insistido en la defensa de tres. Primero con Mascherano, Puyol y Abidal y luego, tras la lesión del capitán, con Alves, Mascherano y Abidal. Es difícil imaginar que Pep pueda saltar al Bernabéu con una defensa de estas características, pero todo es posible. De momento, Pep le ha dado al aparato de propaganda del madridismo una sonora bofetada moral: Busquets, que se encontraba en la misma situación que Piqué y al que Guardiola no hizo jugar ante el Rayo para aligerar su historial de tarjetas, ha salido hoy como titular como si tal cosa. Guardiola quería ganar este partido, no pensaba en el Bernabéu, porque como muy bien dijo en rueda de prensa "en el Barça no perdemos el tiempo con estas cosas, nos dedicamos a trabajar los partidos". Guardiola, como siempre, ha apostado por la deportividad y el fair play. Jugó Busquets y si llega a ver tarjeta, mala suerte.


Deja tu Comentario