2012-01-30 10:01 Real Madrid Por: Administrador

Özil, de las críticas a las alabanzas



Mesut Özil es una pieza fundamental del juego madridista. El alemán tiene magia en sus botas. Sus desplazamientos de balón, asistencias y controles son una maravilla para la vista, y los últimos partidos le han servido para reafirmarse y hacer borrón y cuenta nueva de un final de 2011 aciago.

Muchos apuntaron que su bajón de juego se debía a su ruptura sentimental con su anterior pareja, a que le gustaba salir de noche, pero tras el parón invernal, en el que se recluyó con su familia en Turquía, Özil ha demostrado a todos porque es una pieza esencial en el Real Madrid de José Mourinho.



Los mejores momentos de Özil en el terreno de juego se han visto con su teórico rival por su puesto con él en el césped. Kaká y el ‘10’ blanco parecen entenderse a la perfección, y ambos han demostrado la admiración por el otro públicamente. "Es un placer ver jugar a Özil sobre el campo", apuntaba el brasileño tras el partido contra el Zaragoza, situación parecida a cuando el germano habla de su compañero: "Es mi amigo y en los entrenamientos siempre jugamos juntos y marcamos muchos goles”.

Mourinho ha sabido mimar a su estrella. Cuidarle y saber encauzarle en los momentos bajos. El portugués ha sido “como su padre”, como el propio futbolista ha relatado. Ahora pocos dudan del mediapunta blanco, y muchos son los que se suman al carro de endiosarle, situación que parece paradójica.


Deja tu Comentario