2013-07-03 16:07 FC Barcelona Por: Administrador

Para Roncero el Barça es una moda pasajera... que dura, dura y dura



Pedro Riaño
Tomás Roncero no está en la línea ni de su director ni del medio en el que trabaja. As informa hoy en su portada que el antimadridismno sigue creciendo en España y él descubre que esa portada tiene trampa porque "somos los más queridos -se incluye- donde no hay rivales directos". Por tanto, no ha lugar a tanta escandalera. Donde no hay equipo en Primera División (Castilla-La Mancha, Asturias, Canarias, Cantabria y Murcia), les quieren mucho. Esos lo ven de lejos y se enteran menos, El problema es de los que han tenido que soportar directamente la mala educación de Mourinho o los desplantes de Cristiano Ronaldo. Esos no quieren saber nada del Real Madrid. Normal.
 
Y aquí viene la estremecedora explicación de Tomás Roncero hoy en As: "En Primera hay más animadversión porque las aficiones esperan cada temporada la visita del Madrid como un acontecimiento tridimensional. Ganar al Madrid es lo más grande. Ello conlleva dos aspectos que incluyen la inquina (entre los más radicales) y el temor (entre los aficionados más analíticos y reflexivos). Al Barça le ven como una moda pasajera. Derrotarle es una alegría efímera. Pero si ganas al Madrid tumbas a la historia, destrozas la leyenda, pasas seguro a la posteridad..."
 
Cuatro de las cinco últimas ligas. Tres de las ocho últimas Champions. Presente en las seis últimas semifinales de Champions (ese logro del que tan orgulloso se siente Mourinho)... Eso para Roncero es una moda pasajera, ganarle es una gloria efímera. Da más gusto derrotar al que no gana casi nunca (este año el Madrid ha acabado el año en blanco y perdiendo en todas partes). Lo peor para Roncero es que, aunque él se lo crea, derrotando al Madrid no pasas a la posteridad, porque eso lo hace cualquiera. Hasta cualquier Alcorcón le mete cuatro.  A lo mejor en el Madrid del blanco y negro, cuando el Régimen y sus ministros animaban desde el palco, si podía ser raro ver al Madrid perdiendo un partido. Pero eso ya pasó. Últimamente la "moda" era no ver al Madrid en el escaprate de los cabezas de serie del fútbol europeo. Ahí están los de siempre, los que nunca pasan de moda. Quizá por eso, el que gana títulos de uvas a peras sufre estos correctivos que despiertan de sus sueños a los creadores de Alicia en el País de las Maravillas.
 
Ya lo ha dicho bien Isco: "el Madrid peca de prepotente, por eso soy un poco antimadridista". Ahora tendrá que cambiar el chip y pasarse a la prepotencia. Si va justo en esa "virtud", que no dude en recurrir a Tomás Roncero. En un par de sesiones le convertirá en un prepotente de tomo y lomo. Cuando llegue a ese nivel descubrirá que quedar a quince puntos del aplastante campeón es lo mismo que ganar la Liga porque se ha ganado al campeón en un partido. Es decir, lo mismo que el Espanyol, que salva la temporada ganando al Barcelona, aunque descienda a Segunda. La ventaja de ser así es que se puede ser eternamente feliz porque la realidad virtual nunca deja paso a la verdad. Es más bonito vivir constantemente engañado y recordando que cualquier tiempo pasado fue mejor. Aunque las Copas de Europa en blanco y negro estén pasadas de moda y enterradas por la sombra de la duda.
 
El problema de Tomás Roncero es que la moda efímera del Barça dura, dura y dura... Y ahora, además, con Neymar, para que no decaiga ¡Toma ya!

Deja tu Comentario