2012-10-05 18:10 FC Barcelona Por: Administrador

Para teatro del bueno, el del Real Madrid



En las últimas horas el aparato de propaganda del presidente Pérez y el entrenador portugués Jose Mourinho se ha encargado de convertir a Cesc Fàbregas en un "cuentista" porque cuando fue agredido en el Sánchez Pizjuán no puso la otra mejilla, como parece que tendría que haber hecho a tenor de los comentarios que se han escuchado y leído estos días en Madrid.

Se ha tratado de hacer pasar al Barcelona por un equipo antideportivo que basa su juego y sus títulos en el teatro. Eso ya lo llevaba dentro Mourinho cuando entrenaba al Chelsea -entonces ya llevaba al Barça en el corazón-, y cuando pronunció aquella célebre frase: "En Barcelona saben ustedes mucho de teatro, porque allí tienen teatro del bueno". Era su respuestas a las protestas por el salvaje comportamiento de su entonces defensa Asier Del Horno, que le infló la cara a tortas a Messi durante todo el partido celebrado en Stamford Bridge hasta que el árbitro ya no tuvo más remedio que expulsarle.



A Mourinho le encanta lanzar porquería contra los demás, aunque la misma porquería que lanza sea la que él guarda celosamente en su casa. Porque a teatro, a puro teatro, nadie iguala la capacidad interpretativa de varios de sus jugadores, por ejemplo, Di María, Cristiano Ronaldo o Özil. En cuestión de artes escénicas son los mejores sin discusión. Por eso, porque Tito Vilanova ya sabe cómo las gastan, en la preparación del clásico que realizará el Barcelona entre el viernes, sábado y domingo, se pondrá especial énfasis en avisar a los futbolistas de los riesgos que contraen acercándose dentro del área a Cristiano, Di María o Özil. Mejor, por tanto, que no pisen el área; de los riesgos que conlleva el caràcter pendencieron y violento de Pepe; de la agresividad de Sergio Ramos y Xabi Alonso, que además son consumados especialistas en el arte de la protesta...

Ante un rival así, que domina las artes escénicas y que está dirigido por un entrenador que no se lo piensa dos veces cuando cree que la mejor táctica para su equipo es que él le meta el dedo en el ojo al rival, no es fácil abstraerse de todo lo superfiicial para concentrarse en la práctica del fútbol, pero ese es el objetivo de Tito Vilanova. Consciente de que Mourinho enviará a sus hombres a practicar el antifútbol en sus más variadas acepciones, él tiene que conseguir que se limiten única y exclusivamente a jugar a fútbol.


Deja tu Comentario