2015-12-15 18:12 FC Barcelona Por: Administrador

Parece como si Piqué le hubiera metido el dedo en el ojo a alguien



En Madrid andan entretenidos con Gerard Piqué. Mientras hablan de sus "fechorías" distraen al personal de los problemas que afectan al Real Madrid, que son muchos y graves y que le han descalbagado de la Copa y casi también de la Liga. Los medios madridistas más radicales que extienden su discurso por toda España han logrado hacer de Piqué algo así como el anticristo, como alguien muy nocivo para la sociedad porque gana, disfruta y, además se ríe. Y en la capital, en donde parecen estar de duelo permanente -y tienen sus motivos-, no están para risas. Los mismos que condenan a Piqué al fuego eterno son los que jaleaban a Mourinho por insultar al prójimo y agredir fisicamente a sus rivales. Los que aplaudían la pancarta gigante colocada en el Bernabéu con el visto bueno de la directiva blanca en la que se podía leer: "Mourinho, tu dedo nos señala el camino". En Madrid no sólo pretenden poner a Piqué al mismo nivel que a Mourinho, el exponente máximo de la mala educación, sino en un escalón superior en la jerarquía de los pecadores. Mourinho podia insultar al FC Barcelona, a su historia y sus triunfos. Eso era defender al Real Madrid. Podía menospreciar y faltar al respeto a los periodistas que no le reían las gracias.  Incluso amenzarles. Eso era defender al Real Madrid. Podía faltarle al respeto a Cataluña. Eso era defender al Real Madrid. Podía reirse de todos y agredir a quien le diera la gana sabiendo que eso sería defender al Real Madrid y sería perdonado y aplaudido por sus mariachis palmeros y pelotas. Con Arbeloa pasa lo mismo. Su trayectoria está plagada de indirectas muy directas contra el Barcelona. Pero Arbeloa es ejemplar porque defiende al Real Madrid. Y tiene bula para hacer y decir lo que le dé la gana. Incluso puede enviar a Piqué al Club de la Comedia. Como Cristiano Ronaldo cuando hace el gesto de robar. Defiende al Real Madrid. Como Sanchís y Poli Rincón, cuando animan a los defensas españoles a zurrar bien fuerte a Neymar. Eso es defender al Real Madrid. El problema de Piqué es que sus gracias no son defendiendo al Real Madrid. Ese y no otro es su problema. Pero que nadie se equivoque. Piqué podrá haber estado más o menos desafortunado con sus reacciones, pero todavía no le ha metido el dedo en el ojo a nadie... Aunque lo parezca. Tienen la piel muy fina en Madrid. No sorportan las agresiones, salvo que sean las suyas. Entonces están justificadas, porque son en defensa del Real Madrid. Unas risas de Piqué pueden más que tres años de groserías continuadas de un entrenador que aún hoy, pese a sus fracasos, es añorado en la capital... porque defendía al Real Madrid, aunque fuera con agresiones físicas y verbales. ¡País!    

Deja tu Comentario