2016-01-07 09:01 FC Barcelona Por: Administrador

El origen de la crispación: el portero del Espanyol



El del día de Reyes pasará a la historia como uno de los derbis más tensos de la historia reciente. El partido estuvo lleno de trifulcas y enfrentamientos entre Barça y Espanyol. No obstante, fue un jugador blanquiazul quien inició la vorágine de desencuentros y conflictos entre los futbolistas. Hablamos del portero Pau López. El guardameta perico, titular desde la marcha de Kiko Casilla al Real Madrid, dejó muestras de un carácter conflictivo hacia distintos jugadores azulgrana: se encaró con Arda Turan por un lance del juego tras un intento de remate del turco, y luego protagonizó una serie de rifirrafes con Luis Suárez a lo largo de todo el encuentro. Sin embargo, lo que evidenció más la antideportividad del arquero espanyolista fue el pisotón voluntario que le propinó a Leo Messi. Pau López agredió de forma flagrante al crack azulgrana después de una jugada de ataque del Barça. Aun así, el árbitro no vio dicha agresión y el portero se libró de ser expulsado y terminó el partido.

Deja tu Comentario