2013-06-03 17:06 FC Barcelona Por: Administrador

Pedrerol declara la guerra a los que no le conceden entrevistas



Joan Tubau

A la espera de que Florentino Pérez ponga solución al tema, Josep Pedrerol y Punto Pelota amenazan la estabilidad del Real Madrid manteniendo el pulso que inició Mourinho con dos pesos pesados del vestuario del Real Madrid: Iker Casillas y Sergio Ramos. Punto Pelota ha tomado partido por el entrenador y deberá seguir lidiando con el portero y el central, dos profesionales que sin Mourinho han sabido ser campeones del mundo y de Europa.



Ayer Josep Pedrerol hizo un avance de lo que puede ser el futuro en el programa Punto Pelota:  "cuando llegue Ancelotti viene con la lección aprendida y sabe que Casillas tiene que ser titular y que a Cristiano y Ramos no hay que echarles la bronca. Lo que le preocupa al madridismo es que el trabajo de Mourinho y la disciplina que ha impuesto se pierda en dos días. Que pueda ocurrir que los jugadores vayan a la enfermería cuando no quieran estar o que los pesos pesados manejen al entrenador. Mourinho ha tratado igual a Adán que a Cristiano y ha echado la bronca por igual a  Casillas y a Diego López porque entiende que la disciplina no entiende de nombres, que todos son iguales. El técnico que venga, visto como han tratado a Mou algunos, sabe que tiene que cuidar a las estrellitas y quedar bien con los que mandan".

O lo que es lo mismo, Punto Pelota da a entender que el Real Madrid está en manos de Casillas y Ramos y que el entrenador que venga deberá plegarse a su voluntad. Queda claro que Casillas y Ramos se las van a tener que ver con Punto Pelota... a no ser que Florentino Pérez consiga hacerles cambiar de opinión. Es conocido el servilismo de Punto Pelota hacia quien le concede entrevistas y no sería extraño, vista la línea que ha mantenido el programa hasta ahora, que Florentino le haga ver a Pedrerol que Casillas es un fenómeno y Sergio Ramos un gran tipo. A lo mejor basta para arreglar las diferencias que Florentino medie para que Casillas y Ramos se dejen ver por el plató de Intereconomía. En el fondo, el problema es ese. Uno les hacía caso y los otros no.

En breve saldremos de dudas.




Deja tu Comentario