2014-02-19 16:02 FC Barcelona Por: Administrador

Pellegrini copia a Mourinho: poco fútbol y mucho llanto



El planteamiento táctico del Manchester City recordó mucho a las estrategias de Mourinho cuando se enfrenta al Barça: miedo de equipo pequeño ante un rival que se asume superior. Y después del partido, más de Mourinho: llanto y culpas al árbitro por considerarle causante de un suicidio colectivo ordenado por él.

El árbitro no tuvo la culpa de la derrota del Manchester City. Entre otras razones porque se comió un claro penalti en el área del City por manos de Clichy y anuló un gol legal al Barcelona por un fuera de juego que no existió. El árbitro tampoco tuvo la culpa de que el Manchester City saltará al campo asustado ante el poderío del rival y planteara un juego acomplejado viéndolas venir atrás y adoptando todas las precauciones para que no llegara el gol blaugrana en lugar de buscar la victoria con convicción.



Al final del partido Pellegrini ha echado por tierra el prestigio acumulado en España diciendo que “el árbitro ha decidido el partido. Busquets hizo una falta muy clara a Jesús Navas en el centro del campo y a renglón seguido nos han pitado un penalti cuando Demichelis derriba a Messi fuera del área.Repito, el colegiado ha decidido este partido a su gusto, no hubo imparcialidad”.

Y ha seguido:  “son detalles importantes que al final tienen su influencia en el resultado. El City completó un buen partido, incluso cuando estábamos con diez jugadores. El Barcelona no tuvo ocasiones de gol hasta el último momento, cuando marcó Dani Alves. Mi equipo se marcha con la cabeza muy alta”.

No explicó por qué jugando once contra once sus jugadores esperaban agazapados en su área, prefirió seguir arreando al árbitro:  "no tuvo ningún control sobre el partido en ningún momento. Fue una mala decisión poner un árbitro sueco en un partido tan importante".





Deja tu Comentario