2012-10-23 16:10 Real Madrid Por: Administrador

Pellegrini dispara contra el Madrid y Mourinho



Preguntado por lo que él considera que debería ser el Madrid, fue claro: "El Madrid no puede ser un equipo que esté corriendo detrás del balon, por más que vaya ganando. No con jugadores de esa categoría y nombre, jugadores que pueden crear espectáculo para su gente durante 90 minutos". 

Mensaje claro hacia Mourinho y los suyos sin venir a cuento, más aún cuando prosiguió hablando directamente del estilo de juego: "La parte constructiva del juego está muy encima de la parte destructiva. No me gustan los técnicos resultadistas. Los conceptos de espectáculo y creación para mí son fundamentales. El jugador asimila estos conceptos, y le agradan".



¿A qué viene este ataque? Parecía que las diferencias entre Pellegrini y Mou habían quedado aparcadas hace tiempo, pero se ve que no es así. Y también que un entrenador que no consiguió alcanzar los objetivos que se le plantearon en el conjunto blanco y que debido a eso fue despedido sigue pagando su rencor hacia el club merengue con rabia en lugar de aceptar lo que sucedió.

Sobre su temporada en el Madrid

Probablemente, la parte más interesante de la entrevista y donde más se le ve el plumero al chileno es cuando se refiere de forma directa de su temporada al frente del club blanco. Aquí el capítulo de las críticas da paso al de los lloriqueos: "Me habría gustado irme del Real Madrid con un título y pienso que lo merecimos ampliamente. Me gustaría ver qué haría hoy el Madrid con Cristiano Ronaldo dos meses y medio lesionado, como lo tuvimos nosotros, y con Pepe seis meses lesionado. Hicimos 96 puntos", lamenta.



Lo que parece que Pellegrini ha olvidado fue que no se le despidió precisamente por esos 96 puntos en la Liga (que por otro lado, no sirvieron para ganarla y tampoco para vencer al Barça en ninguno de los dos duelos ligueros), sino por los fracasos en la Copa del Rey ante el Alcorcón, un Segunda B (4-0) y frente al Olympique de Lyon en Champions.

Por último, criticó al club por su actitud respecto a salidas y entradas y afirma que tenía el apoyo de la afición: "Mi situacion en el Real Madrid fue producto de defender jugadores que para mí eran fundamentales. No podía permitir dejarme pasar a llevar por conceptos que yo no compartía. Sobre todo sobre los jugadores que tenían que irse o llegar, Cazorla por ejemplo. Me quedo con el apoyo de los jugadores y de la gente. A pesar de toda la campaña mediática que se hizo me fui con el apoyo del 80 por ciento del público. Eso refleja una manera de sentir el fútbol y una manera personal de ser que me produce mucha satisfacción. No tengo ningún rencor y sí buenas relaciones con muchas personas del club". No son muy comprensibles estas críticas, pero parece que el chileno, normalmente muy parco en palabras, ha terminado por desatarse.


Deja tu Comentario