2012-01-19 19:01 FC Barcelona Por: Administrador

Pelotón de fusilamiento contra Messi



Ir al Bernabéu, con Mourinho de entrenador, es ir a jugar a fútbol en un escenario colosal y ante un equipo millonario de mentalidad pequeña. Jose Mourinho se ha rodeado de una corte de futbolistas portugueses en la que confía ciegamente y ayer echó mano de todos ellos para frenar al Barça a su manera. ¿Cómo? El vídeo lo explica muy bien. Explica por qué el Real Madrid ha pagado 40 millones de euros por Coentrao: para tirarle del pelo a Messi en una acción cobarde y barriobajera propia de una mente retorcida y mezquina, justo cuando no se puede defender. Explica también lo que ya sabíamos de Pepe, que es un peligro para la Humanidad que ande suelto por los campos de fútbol, pero Mourinho está encantado con él. Faltaría más. Y explica también el comportamiento parcial y hasta provocativamente madridista del colegiado Muñiz Fernández que deja sin sanción lo que era una tarjeta roja directa a Carvalho por apuntar y conectar directamente en la tibia de Messi en una jugada de contragolpe en la que el argentino podía haberse quedado solo ante Casillas.

Es lo que espera siempre al Barcelona en el Bernabéu desde que Mourinho es el entrenador del Real Madrid: un pelotón de fusilamento. El año pasado pudo esconder sus insanas intenciones acusando a los jugadores del Barcelona de hacer cuento. Pero un año después el mundo entero sabe lo que es el Barcelona y sabe lo que es un equipo entrenado por Mourinho. Ya no engaña a nadie. Sólo a quien quiere ser engañado. A Messi intentaron machacarle por tierra, mar y aire. Por arriba, por abajo. Y, sobre todo, cuando estaba en el suelo. Seguro que eso es lo que más le gusta a ese entrenador que atacó por la espalda al segundo técnico del Barça. Mejor atizarle cuando esté en el suelo y no pueda defenderse.



Coentrao, Pepe y Carvalho, la fiel infantería del sargento Mourinho. Menos mal que el otro portugués andaba enfrascado en la tarea de intentar jugar a fútbol. Qué iluso.


Deja tu Comentario