2012-06-27 22:06 FC Barcelona Por: Administrador

Pepe estuvo en su línea y repartió regalos para todos



Ha iniciado el partido muy tranquilo, demasiado. De vez en cuando protestaba alguna acción, pero se ha comportado como una persona durante los primeros 44 minutos. Pero entonces la bestia ha despertado. Faltaban segundos para entrar en el tiempo de descuento del primer tiempo cuando se ha producido una pequeñísima tangana frente al banquillo de España. Y entonces ha aparecido Pepe, que no ha dudado en chivarle al árbitro los que habían dicho algo del banquillo español, tal y como ocurre en los patios de los colegios.  Pero lo de Pepe no es una chiquillada, sino malicia.

Eso es lo que ha demostrado el resto del partido. Lo increíble es que las patadas ya no se limitan al rival, sino que las ha repartido también entre sus compañeros de equipo. Primero un rodillazo a Xabi Alonso que lo ha dejado tumbado. Pepe ha visto la cartulina amarilla, pero no ha sido aviso suficiente, y es que el portugués no ha dejado de hacer de las suyas. Tres minutos después, manotazo a Fábregas; en el 72 ha perdido los papeles protestando, según él, una agresión de Cesc, cuando el de Arenys casi ni le ha tocado. En la prórroga el que ha recibido ha sido Pedro, que se ha llevado una carga sobre el cuello que le ha obligado a dejar el terreno de juego unos instantes.



Pensábamos que tendría su merecido en la tanda de penaltis, pero el defensa ha marcado en su turno ante su compañero, Iker Casillas. Y remarcamos "compañero" porque es el único que ha celebrado en exceso el gol, en lo que ha sido la última muestra de no tener ni idea de comportarse en un partido de fútbol.


Deja tu Comentario