2014-02-06 17:02 FC Barcelona Por: Administrador

Pepe y Arbeloa...¡Os hemos visto!



Joan Tubau

Cuando un equipo se siente pequeño y se enfrenta a otro al que teme, necesita recurrir a cualquier argucia para nivelar la diferencia que les puede separar. Es el caso de Arbeloa y Pepe, que saltaron ayer al césped del Bernabéu asustados por el "tanque" Diego Costa. Fueron a por él. A cazarle los tobillos, a pisarle, a escupirle, a provocarle, a amenazarle. Las cámaras de televisión vieron lo que no vio el árbitro y bueno sería que el Comité de Competición hiciera algo para acabar con el mal ejemplo que estos tipos dan, especalmente ante los niños, que puede tomarles como modelo para practicar sus malas artes en sus propias vidas.



Pepe le escupió, le expulsó sus mocos sobre su camiseta, le agarró, le empujó, le pateó, le clavó su rodilla en la espalda y se rió en su cara por la tarjeta que se ganó y que le impedirá a Diego Costa jugar el partido de vuelta. Arbeloa fue más lejos y le pisó alevodsamente sin balón con la clara intención de hacerle daño. Ante tanta provocación, ambos esperaban que el hispano-brasileño saltara para buscar su expulsión con una de esas obras de teatro a las que ambos jugasdores nos tienen acostumbrados.

Además, el recochineo llegó a su punto más álgido cuando, después de cada agresión, y con Diego Costa en el suelo, ambos se quejaban al árbitro de que hacía cuento y que debía ser sancionado por ello.

Feo, muy feo el comportamiento de estos dos tipos que se hacen llamar deportistas. Lo peor de todo es que son reincidentes, que lo que exhibieron ayer se repite en cada partido, aunque no siempre tienen delante a alguien a quien le tengan tantas ganas como Diego Costa, que da la cara y no se esconde ante nadie.



Arbeloa, además, puso de manifiesto su escaso o nulo compromiso con la selección. Él ha sido uno de los grandes causantes del mal ambiente que se ha respirado en el seno de La Roja en los últimos años con sus conductas indignas en los partidos en los que se ha enfrentado al Barcelona. Ahora sabe que Diego Costa será compañero suyo en la selección en el próximo Mundial. Y aún así fue a por él. A lo mejor es que Arbeloa sabe que no serán compañeros y eso justifica sus reacciones temerarias. ¿Se habrá decidido ya Del Bosque a eliminarlo de La Roja en aras a la armonía de la concentración y a la calidad que debe imperar en el equipo? Del Bosque lo vio desde el palco. En su mano está limpiar la selección de futbolistas camorristas.

De las 16 faltas que recibió el Atlético 7 fueron para Diego Costa. Él, por su parte, cometió una. Y vio una tarjeta que le impedirá jugar el partido de vuelta de una competición que está adulterada porque dos tipos como Pepe y Arbeloa, con las salvajadas que hicieron en el campo, no pueden acabar los 90 minutos y salir impunes de sus fechorías. A todo esto, Costa fue objeto de dos penaltis de libro por un agarrón y un pisotón vergonzoso de Arbeloa. Pero estando el Real Madrid por medio, sería demasiado pedir que se pite lo que ocurre en las áreas.

 

 

 

La caza a Diego Costa fue un episodio más de la vergonzosa trayectoria de Pepe y Arbeloa a los que puntualmente se sumaron Sergio Ramos y Xabi Alonso. Los valores del Real Madrid en estado puro. El espíritu de Mourinho sigue vivo. Menos fútbol y más teatro del malo.

Afortunadamente, las cámaras están ahí y les hemos pillado. Os ha visto todo el mundo, chavales. No engañáis a nadie. Sabemos cómo sois. Y como deportistas seguro que no sois buena gente. Para redondear su actuación a Arbeloa sólo le ha faltado montar un numerito en el parking acusando a Diego Costa de insultarle o agredirle con un cono.

 
//

Deja tu Comentario