2013-03-12 19:03 FC Barcelona Por: Administrador

Piden en Brasil ocho años de cárcel para Sandro Rosell



El diario "Folha de Sao Paulo" informa en su edición de hoy que Sandro Rosell ha sido denunciado por la fiscalía de Brasil acusado de beneficiarse ilegalmente de un contrato sin licitación previa y del uso indebido de un documento falso para organizar un partido de la selección de Brasil. El tema no es para tomárselo a broma porque el hombre que hoy ostenta la representación del FC Barcelona desde su presidencia se expone a afrontar una pena de ocho años de cárcel en Brasil.

Según dicha información, Rosell recibió 9 millones de reales (3,5 millones de euros) de dinero público en su calidad de dueño de la empresa Alianto Marketing para organizar en el año 2008 un amistoso que enfrentaba a las selecciones de Brasil y Portugal. El Gobierno del Distrito Federal fue quien financió finalmente el partido con esos 9 millones de reales. La denuncia ha sido presentada por la Promotora de Justicia de Defensa del Patrimonio Público y Social, del Ministerio Público del Distrito Federal.



Ailanto y José Roberto Arruda, el ex gobernador de la zona, que también ha sido denunciado, ya responden a otra acción civil que pide la devolución de los recursos. Consta como agravante que Alianto Marketing, la empresa de Rosell, guardaba nexos de unión con Ricardo Texeira, el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, que también sale salpicado en este asunto.

El diario brasileño asegura que existen pruebas de que Teixeira recibió 275.000 euros de la empresa de Rosell, que se habría embolsado 400.000 euros en su cuenta personal de España. La Fiscalía sostiene que Sandro Rosell y su socia, Vanessa Precht, eran plenamente conscientes de que la contratación de ese encuentro era ilegal y aún así trataron de beneficiarse de la situación. La Fiscalía esgrime la existencia de un documento falso expedido por BSM, otra empresa propiedad de Sandro Rosell, en el que se hace constar la capacidad de Alianto -una empresa que todavía no existía- para organizar el partido. Los fiscales sostienen que la sociedad acababa de ser creada y no tenía ninguna capacidad para organizar eventos.

Un tribunal ha aceptado la versión de la fiscalía, entiende que existe suficiente evidencia para presentar cargos y el proceso se ha puesto en marcha contra Sandro Rosell.

La defensa de Rosell afirma que el presidente del FC Barcelona tenía los derechos sobre la organización de ese partido y eso es lo único que cuenta.



El FC Barcelona como institución no merece que quien ostenta su representación se vea envuelto en turbios asuntos que ponen en duda su honorabilidad. El presidente del Barcelona tiene que estar a otro nivel y no puede ser cazado en chapuzas como la de la organización de un amistoso de forma ilegal.


Deja tu Comentario