2011-09-21 10:09 Real Madrid Por: Administrador

Piensa el ladrón que todos son de su condición



Mientras que diarios como AS o Marca han tenido siempre my clara su línea editorial, en Barcelona sabemos que los periodistas se mueven al ritmo que marcan los presidentes que van pasando por el FC Barcelona. ¿Alguien quiere saber lo que piensa Sandro Rosell? Que le eche una ojeada al Mundo Deportivo. ¿Qué prefieren leer algo crítico contra él? No hay problema, ahí está el Sport.

La separación entre poder y prensa no existe en Barcelona. Buena cuenta de ello la puede dar el director adjunto de SPORT, Lluís Mascaró, un periodista muy amigo de Laporta que en su día se encargaba de cogerle el teléfono al ex presidente azulgrana para complacerle en sus artículos y que ahora se ha convertido en un enemigo de Rosell. Tan acostumbrado está Mascaró a escribir lo que le dicen que se piensa que en Madrid ocurre lo mismo, que en la prensa afín al conjunto blanco no hay capacidad de crítica a Mourinho. Esto ha escrito hoy Mascaró en el Diario Sport simulando una supuesta llamada de Florentino a un periodista. ¿En qué se habrá basado Mascaró para escribir el artículo? ¿ En su relación con Laporta? Puede apostar por ello.



Riiiiiing, riiiing, riiiing.... (Suena el móvil del castizo periodista. Es un número privado).
- ¡Dígame!.
- Buenas tardes. Soy Florentino Pérez.
- ¡Hombre! ¡Presidente! ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?
- Pues no muy bien, amigo, no muy bien.
- ¿Por qué?
- Estoy muy preocupado por lo que pasó ayer en el campo del Levante...
- ¿Por la derrota?
- Por la derrota, pero sobre todo por la imagen que ofreció el equipo.
- Ya sabe, presidente, que el `villarato¿ no descansa.
- No hay excusas. Esto no es un tema de `villarato¿. No podemos parecer un equipo pequeño, con tantas quejas, tanta violencia... ¡Somos el Real Madrid¡
- Tranquilo, presidente. Usted ya sabe que esto lo va a arreglar Mourinho...
- Ya no lo tengo tan claro, la verdad. Deposité toda mi confianza en él, le di todo lo que me pidió, incluso eché a Valdano para hacerle feliz. Pero no me está dando lo que me esperaba. Me he gastado 400 millones de euros en fichajes y solo hemos ganado una Copa. ¡Es un desastre!. La verdad, empiezo a pensar que me equivoqué con Mourinho...
- No, presidente, no. Usted ya sabe que las segundas temporadas de Mourinho son las buenas...
- Nada, nada, nada... Lo que pasó ante el Levante no me gustó nada. Y tampoco me gustó su reacción después del partido. ¿Qué es eso de culpabilizar a los jugadores por la derrota? Yo esto no lo había visto nunca. No se corresponde con una institución modélica. Guardiola, por ejemplo, no lo ha hecho jamás... La verdad, no lo entiendo.
- Bueno, presidente, hay que tener paciencia...
- ¿Todavía más? Durante tres años he sufrido tantas humillaciones deportivas que ya no me queda paciencia. El Barça ha arrasado con todo. Ha ganado tres Ligas y dos Champions, se ha convertido en la base de la selección española campeona del Mundo, es el equipo más querido del planeta y sus jugadores los más admirados... ¿Y nosotros? ¡Nosotros, nada! Una Copa, que ya sabes que para mí es un torneo muy menor, y críticas, críticas, críticas... Mourinho tenía que darle la vuelta a esta historia y vamos de mal en peor. Estoy harto...
- ¿Y qué piensa hacer presidente?
- Creo que hay que marcarle la línea a Mourinho... ¡Podríais hacerlo vosotros! Escribir algún artículo diciendo que se ha equivocado, que debe rectificar, que los jugadores no están contentos... ¡No sé! Tú mismo, hombre... ¡Ya me entiendes!.
- De acuerdo, presidente. Yo me ocupo.
- Gracias, amigo. ¡Un abrazo!.
- ¡Un abrazo, presidente! Lea mañana el periódico y ya me dirá...




Deja tu Comentario