2016-05-29 22:05 FC Barcelona Por: Administrador

"¡Piqué, cabrón, saluda al campeón! " El Bernabeu enloquece con Piqué



Fede Peris El Bernabéu y Álvaro Arbeloa han quedado retratados, como diría el vocero mayor del reino merengue, Josep Pedrerol. Por si a alguien le quedaba alguna duda, tanto el Bernabéu como su estandarte Álvaro Arbeloa -el líder que no sirve para jugar a fútbol- han mostrado hoy, durante la celebración del único título que ha logrado el Real Madrid esta temporada (el Barça se ha llevado cuatro) que viven obsesionados con Gerard Piqué. Y que ni siquiera consiguen alcanzar la felicidad si no se acuerdan del central blaugrana, a quien la situación le llena de felicidad. Ya lo dijo un día: "los insultos del Bernabéu me suenan a música celestial". A eso se le llama barcelonitis y complejo de inferioridad, seguramente porque la manera como ha llegado La Undécima no permite sacar pecho a riesgo de caer en el cinismo más absoluto. Lo cierto es que el Bernabéu ha vuelto a mostrar esa antigua tradición de animar a los suyos insultando a los rivales. "Piqué, cabrón, saluda al campeón", ha sido el grito de guerra más coreado y celebrado en los festejos del Real Madrid del título único de la temporada. Una situación que tiene gracia porque cuando en Barcelona se expresan en términos similares, la Caverna Madridista, ejerciendo de Santa Inquisición, se escandaliza y recuerda que no deben perderse las formas y la deportividad. El mensaje, claro, va siempre en una dirección. En el Bernabéu, estadio sin ley, vale todo. Y los antecedentes en insultos son muchos, muchísimos. Ya no sorprenden a nadie. Y Menos a Piqué.

El minuto de gloria del ex jugador Arbeloa

  Y esta noche hasta Álvaro Arbeloa se ha sumado a la fiesta. Le picó mucho lo de "Gracias, Kevin Roldán, contigo empezó todo". Ese día Piqué celebraba el triplete del Barça: Liga, Copa y Champions League. Hoy, con una tercera parte de lo que celebraba Piqué hace un año el madridismo ha vivido el éxtasis, no están acostumbrados a estas cosas. De hecho, sólo cuatro dobletes en toda su historia y ni un sólo triplete. No saben qué es eso. Cuando se acordó de Kevin Roldán, Arbeloa ha querido vivir su minuto de gloria acordándose de Piqué, a quien nunca perdonará que le llamara "cono" públicamente y diera así notoriedad a un mote que empezaba a extenderse peligrosamente en el mundo del fútbol. Y le ha pasado factura: "No sé cuándo ni con quién empezó todo esto, pero sí sé a quién dar las gracias, a todos vosotros porque sois la polla. Hala Madrid".  Muy de Arbeloa, el defensor del madridismo, un héroe. El malo es Piqué, naturalmente. Este tiene licencia para hacer y decir lo que le venga en gana en su minuto de gloria. Y aún así, no lo deja, lo echan. Y no ha sido por culpa de Piqué. A lo mejor es simplemente porque no da la talla. Se le quiso cargar a Piqué el mochuelo de su desparición de la selección. Que en su propio club lo pongan de patitas en la calle deja al descubierto la trama mediática que se urdió en su momento contra Piqué. Arbeloa hace ya tiempo que ejerce de ex jugador. Y eso no empezó ni con Piqué ni con Kevin Roldán, a quien el agradecimiento del barcelonismo será siempre eterno, porque no dio origen a un título, sino a tres. ¡Eso sí que fue un año redondo!

Deja tu Comentario