2016-06-13 14:06 FC Barcelona Por: Administrador

Piqué deja en evidencia a todos los que le odian en España



Fede Peris Cuatro del Barça (Piqué, Jordi Alba, Iniesta y Busquets), uno del Manchester United (De Gea), uno del Atlético (Juanfran), uno del Real Madrid (Sergio Ramos), uno del Chelsea (Cesc), uno del City (Silva), uno de la Juventus (Morata) y uno del Celta (Nolito). Muchos del Bara y pocos de los demás. España ha vencido a Chequia en su debut en la Eurocopa echando mano del bloque del Barça, lo que siempre le ha funcionado a la selección. El gol ha llegado en el minuto 87, lo ha creado Iniesta y lo ha marcado Gerard Piqué. Sí Piqué. Ese al que silban en España y aplauden en Francia. Ese que no quieren ver en la selección española. ¡Cuánta ignorancia! Cura de humildad para sus enemigos, que en España son muchos. Piqué ha cerrado a defensa con eficacia, Alba ha generado las mejores oportunidades de gol corriendo por su banda, Busquets ha puesto orden en el centro del campo e Iniesta... Iniesta ha estado excelso, presentando su candidatura para ser nombrado MVP del torneo. Iniesta ha sido el jugador que ha aportado criterio e inteligencia al juego de España, moviéndose entre líneas y ofreciendo el último pase a sus compañeros viendo e hueco en donde no parecía existir. Todo lo que ha hecho lo ha hecho bien. Faltaba Xavi para que la máquina funcionara a la perfección. Cesc no es Xavi, aunque lo intente. No le llega a la suela del zapato. Y a Iniesta le ha faltado la colaboración de los delanteros. Morata y Nolito se han mostrado torpes y no han sido capaces de aprovechar los servicios medidos de Don Andrés. Una nulidad absoluta. Nolito, muy nervioso, y Morata, lento y espeso, han sido una rémora para España, que movía bien el balón en el centro del campo, pero que veía morir sus jugadas en la ineficacia de los atacantes.

Suerte tiene España de que existe el Barça y su cantera

Del Bosque ha optado por sacar del campo a Morata dando entrada a Adúriz, mucho más peligroso que el ex madridista. Y ha sentado a Cesc poniendo en su lugar a Thiago buscando algo más parecido a Xavi y más profundidad en el juego. Y España ha reaccionado, han aumentado las ocasiones de gol, pero La Roja tiene un serio problema en su vanguardia. Le falta gol. el gol que no puede proporcionarle el Barça porque ninguno de sus goleadores es español. Y donde no ha llegado el Barça tampoco ha llegdo España. En los últimos compases ha salido Pedro por Nolito y España se ha parecido un poco más al Barça. Y ha llegado el gol, cuando ya casi nadie lo esperaba. Pedro a Iniesta, éste se mete en el área, centra medido a la cabeza de Piqué y sí, Piqué. Piqué tenía que ser. Piqué le ha dado a España el triunfo en su debur con un testarazo medido que ha sorprendido a Cech. Un gol para tapar bocas. Un gol como respuesta a infinidad de silbidos e insultos que ha recibido en España en los últimos años. No querían a Piqué en la selección, pero hoy, si no llega a ser por Piqué y el Barça, España se queda en nada. En muy poquita cosa. Suerte tiene España de que existe el Barça y su cantera.

Deja tu Comentario