2014-09-23 19:09 FC Barcelona Por: Administrador

Piqué es titularísimo para Luis Enrique... aunque no lo parezca



Joan Tubau

Luis Enrique y Gerard Piqué han hablado mucho en los dos meses de convivencia que llevan juntos en el FC Barcelona. Se conocen muy bien. Cada uno le ha expuesto al otro su punto de vista sobre el Barça y lo que rodea al Barça, y mantienen una sintonía especial que no se da con otros jugadores, quizá por esa empatía que irradia Piqué y que le permite decir lo que piensa sin precouparse por las consecuencias. De hecho, Luis Enrique era así en su época de futbolista y se siente reencarnado en Piqué.



Lo primero que Luis Enrique le ha dicho a Piqué, como a Xavi Hernández,  es que en su equipo la condición física al 200x100 es imprescindible y que a él no le ve al nivel que sería deseable. Piqué ha entendido el mensaje, Luis Enrique no quiere que el equipo se le caiga en el tramo final de la temporada, como le sucedió a su antrecesor Tata Martino, y exige a sus hombres una condición física que roce el límite. Y en eso está Piqué ahora. Buscando el fondo físico que le haga digno de figurar en el once titular de Luis Enrique. Por eso le pidió a Del Bosque que no le convocara para la selección. Ahora mismo Piqué no tiene más objetivo que alcanzar ese nivel físico que sea del agrado del entrenador y que le permita recuperar la titularidad en su equipo.

Y Luis Enrique espera ese momento para situar a Piqué en el eje de la defensa como verdadero amo y señor del area. El técnico barcelonista ha admiirado desde la distancia la mejor versión de Piqué y quiere recuperarla para su equipo. Piqué sabe que su situación actual es pasajera, sabe que Luis Enrique confía ciegamente en él y también sabe que Mascherano acabará alternándose con Busquets en el centro del campo mientras él competirá con Mathieu, Bartra y Vermaelen por una de las dos plazas en el eje central de la defensa.

Lo mejor del tema es que no hay malos entendidos, que Piqué comprende su suplencia y que trabaja por recuperar la titularidad. Los comentarios malintenconados que llegan desde Madrid son otra cosa. Hablan de oídas y explican lo que más les conviene.




Deja tu Comentario