2016-10-12 19:10 El Soplo Por: Administrador

Piqué estudia ahora su renuncia a la selección de forma inmediata



Fede Peris Paralelamente a su renuncia a la selección después del Mundial que se celebrará en Rusia en 2018, Gerard Piqué manifestó su deseo de seguir hasta entonces en La Roja porque se sentía ilusionado con el proyecto que acababa de iniciarse con Julen Lopetegui como seleccionador. Sin embargo, las reacciones que ha visto a raíz de su anuncio podrían invitarle a cambiar sus planes y dar por finalizada su presencia en la selección de manera inmediata. ¿Para qué alargar más la agonía? Han ido muchos los apoyos que ha recibido. Más de los que esperaba. Desde la propia Federación, pasando por el FC Barcelona, sus viejos amigos Xavi y Puyol y hasta los diarios As y Marca han entonado un mea culpa en busca de la paz. Sin embargo, Piqué no las tiene todas consigo y de la misma manera que se mostró cansado por el asunto de las mangas de su camiseta, empieza también a comprender que nada va a cambiar para algunos medios que no están dispuesto a atenerse a razones ni a variar su objetivo de apuntar sus cañones de forma permanente hacia él. Piqué valor que si se rasca la cabeza verán en el gesto una ofensa a España, si mira hacia abajo interpretarán que le tiene asco a La Roja y si mira hacia arriba será un gesto de soberbia contra los Principios Fundamentales de su Movimiento. Lo ha podido apreciar en las últimas horas. Creadores opinión surgidos de chiringuitos de medio pelo y dudosa reputación se han dedicado a extender el odio contra él en España. Y no están dispuestos a variar su guión. Y él no quiere jugar a eso. No acepta tener que seguir dando explicaciones para demostrar su inocencia ante el constante bombardeo de acusaciones al que seguirá siendo sometido si no deja la selección. Su entorno más próximo le invita a decir basta. Sus padres aplauden su decisión de dejar La Roja y Shakira le pide que pase más tiempo con ella y con los dos hijos que tienen en común. Y para acabarlo de arreglar, ha notado una reacción muy tibia por parte de sus compañeros de profesión. Ninguno ha dado un paso al frente públicamente en su defensa. Piqué se ha sentido muy decepcionado por la actitud de sus compañeros de La Roja, de la que sólo salva a Sergio Ramos y a sus palabras cariñosas poco después de hacer pública su renuncia a la selección.  Y ahora mismo, a pesar de las muestras de cariño, que son infinitamente superiores a las declaraciones de guerra que tiene abiertas, Gerard Piqué sopesa dejar la selección de forma inmediata de manera que el de Albania podría haber sido su último partido como internacional. O eso o seguir plantando cara a los que van por la vida presumiendo de que "yo me cargué a Casillas y yo me cargaré a Sergio Ramos". Eso es lo que le frena. Que puedan llegar a decir lo mismo de él.

Deja tu Comentario