2012-09-01 10:09 FC Barcelona Por: Administrador

Piqué "felicita" al español que no va con La Roja



De acuerdo con este criterio, no hay que estrañarse de que la proclamación de un fútbolista español como el mejor de Europa no merezca espacios preferentes en las portadas de los diarios madrileños. Desde los tiempos de Luis Suárez, hace cincuenta años, no nos veíamos en una así. Pero tratándose de un futbolista del Barcelona, mejor obviarlo. Y si lo podemos impedir, mejor. Seguramente en tiempos de Raúl el tratamiento hubiera sido bien diferentes.

Las relaciones entre Marca y el FC Barcelona no han sido buenas en los últimos años. Llegaron de ser de enfrentamiento total cuando la dirección del diario la ejercía el incendiario Eduardo Inda. Basta recordar la negativa de Guardiola a acudir a recoger un trofeo y su prohibición a los jugadores para que se desplazaran a Madrid con el fin de dar lustre a la gala del diario. Sin embargo, con el relevo del polémico periodista para ser sustituido por Óscar Campillo, parecía que las aguas volvían a su cauce.



Rosell y el director del diario pactaron un alto el fuego que se ha mantenido hasta la gala de la UEFA en la que el director adjunto del diario (no es un cualquiera) votó por Cristiano Ronaldo consciente de que el voto no era secreto. Flaco favor le ha hecho a la imagen de un periódico que de cara a los lectores españoles se ha convertido en un medio que defiende los intereses del fútbol portugués por encima de La Roja.

Resulta curioso leer en el propio Marca un editorial en donde se informa del triunfo de Iniesta en la votación: "Andrés Iniesta fue elegido mejor jugador del fútbol europeo de la pasada temporada gracias a los votos de los 53 periodistas representativos -entre ellos Francisco Justicia, director adjunto de MARCA- de cada una de las federaciones afiliadas a la UEFA". Faltaba añadir que fue elegido a pesar del voto de MARCA y matizar eso de que Iniesta fue elegido gracias a los votos de los 53 periodistas, entre ellos el de Marca. De gracias nada.

Vivimos en una sociedad libre y democrática en donde cada uno tiene la oportunidad de elegir libremente las opciones ante la vida que más le convengan. Y el señor Justicia es muy libre de aprovechar el poder que le confiere la ESM para votar por un portugués antes que por un español. Sucede, sin embargo, que el voto español se ha desmarcado del de Inglaterra, Alemania, Francia, Grecia, Italia, Rusia, Serbia u Holanda, lo que indica que en España somos tan necios que no sabemos apreciar lo que fuera valoran como un tesoro. España, por culpa del periodista de Marca, no se asoció con el voto de calidad de las grandes potencias del fútbol europeo. Fue a la suya, con Portugal. El periodista portugués votó a Cristiano Ronaldo. El español votó Real Madrid, dejando al descubierto las cartas de Marca: primero el Real Madrid, después lo demás, incluida La Roja.



Existe en los despachos y en el vestuario blaugrana un gran malestar por el tema que puede acarrear consecuencias de cara a las relaciones del club con el citado medio. Una cosa es que Cristiano Ronaldo hubiera sido netamente superior en los méritos adquiridos para ser el ganador, por ejemplo si hubiera ganado además de la Liga, la Champions, la Copa y la Eurocopa. Entonces hubiera podido parecer un exceso de patriotismo votar por Iniesta sin haber ganado un sólo título. Pero en una terna finalista tan igualada, el representante español no puede casarse con el enemigo para perjudicar al amigo. No hace falta que allanen el camino, pero al menos que no pongan obstáculos. Con amigos así, no hacen falta enemigos.

"Podemos", sí. A pesar de Marca.


Deja tu Comentario