2014-02-04 09:02 FC Barcelona Por: Administrador

Piqué: "Cristiano me cae bien y me alegré por su Balón de Oro"



Gerard Piqué abordó su carrera para el portal Jotdown.com en una entrevista realizada por Gemma Herrero en la que habló su relación con Guardiola, sobre su futuro como presidente del FC Barcelona, sobre Shakira y muchas cosas más.

Algunos de los fragmentos más destacados:



LA FUTURA PRESIDENCIA DEL BARÇA

¿Para cuándo tiene pensado ser presidente del Barça? Porque, en fin, ahora no parece un mal momento con todo lo que está pasando.

Está de broma, claro. Un poco de calma. Tengo solo veintiséis años. Me quedan al menos diez de fútbol, pero sí, vaya lío que hay montado, la verdad. Este club es increíble.



¿Pero dice en serio lo de que quiere ser presidente del Barcelona?

Sí, pero queda mucho por delante. Cuando tenía diez años quería ser jugador de fútbol  y lo he conseguido, así que ya veremos.

¿Siempre consigue lo que quiere?

Por ahora sí.

¿Y por qué le haría ilusión ser presidente?

Porque es mi club, porque lo llevo dentro, porque en mi familia, por ejemplo, mi abuelo ha sido directivo, vicepresidente, he mamado el Barça desde pequeño. Me encanta el fútbol, ahora es lo primero, pero también me gustan otras cosas, como llevar una empresa. Y el Fútbol Club Barcelona en ese sentido debe de ser apasionante.

SU ETAPA EN EL MANCHESTER

¿Estar separado de ellos, con diecisiete años, fue lo más difícil cuando se fue a vivir a Manchester?

Sin duda. Fue duro. Sobre todo los primeros seis meses. Y encima mi nivel de inglés no era muy bueno. Había estado dos veranos antes un mes estudiando en Irlanda y otro en Canadá. También di clases en el colegio, pero no tenía un buen nivel como para sentirme cómodo nada más aterrizar. Me defendía, sin más. Si no dominas un idioma no puedes de ninguna manera sentirte cómodo, es básico.

Al llegar a Manchester estuvo viviendo un año con una familia de acogida: Linda y Tony. ¿Qué recuerda?

Hasta que cumplí dieciocho no podía vivir solo. Fue muy extraño pasar de mi casa en Barcelona, mi familia, mis amigos, a Manchester donde todo me parecía raro porque era nuevo. Linda y Tony fueron en todo momento encantadores, pero las costumbres, la cultura…¡Qué se yo! Todo era distinto y yo era un chaval. ¡A las seis de la tarde se cenaba! Me acuerdo de un pastel de limón caliente que colocaron en la mesa el primer día en plan bienvenida. Yo no soy de postres ni de dulces y, en fin, casi vomité porque hice el esfuerzo de comérmelo por no quedar mal. Pero al final te vas acostumbrando, te curtes, tengo la sensación de que me hice mayor en Manchester. Me marché como un niño y volví hecho un hombre. Esa es la sensación siempre que pienso en esa etapa, la de crecer.

SU RELACIÓN CON CRISTIANO

Usted siempre ha hablado bien de Cristiano Ronaldo, con el que coincidió en el Manchester United. ¿Han hablado últimamente? ¿Tiene su teléfono?

No, me he cambiado varias veces de número, igual que él, supongo, pero si siempre hablo bien de Cristiano es porque me gusta. La gente saca conclusiones por gestos o comentarios, sin conocer. Y también tengo que decir que él ha cambiado un poco últimamente por lo que veo, pero a mí es un tío que me cae bien y que me ayudó mucho cuando aterricé en el United.

¿Le sorprendió la reacción de Cristiano cuando le dieron el Balón de Oro, que se echara a llorar?

Pues no. Sorprendió igual al mundo y a quien no lo conozca, a mí no. Es más, no solo no me sorprendió, sino que me gustó. Tiene esa fama de durillo, de estar por encima del bien y del mal y fue bueno que le saliera esa reacción. Le importaba de verdad, había sufrido y le salió. Me gustó.

CRISTIANO RONALDO Y MESSI

En el debate que está tan de moda ahora sobre si es mejor Cristiano o Messi usted es de Messi, ya lo ha dicho. ¿Por qué? Deme argumentos futbolísticos.

Uff… Argumentos… Son más percepciones que argumentos. Cada uno tendrá las suyas. Cristiano es una máquina perfecta, un trabajador nato que siempre quiere mejorar. Te puede chutar de derecha, de izquierda, faltas, penaltis, de cabeza. Sería el jugador perfecto. Es el primero que es superexigente consigo mismo. En el United ya era así, era un jugador que se quería comer el mundo y lo más sorprendente de él, lo que más valoro yo, es que con veintiocho años y después de que Leo le haya ganado cuatro Balones de Oro y quedar relegado durante un tiempo haya tenido la capacidad de ser resistente. Resistente de cabeza. Me alegro de que haya ganado el Balón de Oro. Se lo merece por su trayectoria, pero Leo es distinto, es un talento innato… Quizá no es tan obsesivo ni tan trabajador como Cristiano, pero cuando coge el balón es como si todos los demás nos paráramos, en plan cámara lenta, se lo juro.

¿Como en los dibujos animados?

Sí. Ves que viene, que viene, que te lo va a hacer, pero no hay manera de quitarle el balón. Es un genio. Y luego la definición que tiene. Dentro del área es el mejor jugador del mundo con diferencia. Es un 9 nato en ese sentido. Chuta y es imparable. Y tiene otras cualidades además, te puede dar el balón desde más atrás, la forma en que se asocia. Es que lo tiene todo.

Los entendidos dicen que Messi se podrá adaptar mejor al paso del tiempo, retrasando incluso su posición, mientras que Cristiano lo apuesta todo a su físico y sufrirá más. ¿Está de acuerdo?

Está claro que Cristiano es muy físico, sí, pero Messi también. Ahora mismo, al primer nivel, el físico es mucho. No puedes vivir solo del talento. Leo, por mucho que parezca que tira del talento, no es así. Tiene un culo así de grande (lo mide haciendo el gesto con las manos abiertas), durísimo, unas patas muy fuertes, un tren inferior muy desarrollado que hace que sea muy potente. Mire el último gol al Getafe por ejemplo, cómo arranca y consigue un golarro. Son jugadores que ahora son imparables pero que en el momento en el que el físico se les vaya sí que sufrirán más. Los dos. No puede ser de otra manera.

SU RELACIÓN GUARDIOLA 

¿De que entrenador ha aprendido más?

De Pep Guardiola, sin duda. Es el número uno como entrenador.

¿Qué le enseñó?

A entender más el fútbol. Los entrenadores te indican si tienes que hacer una cosa o la otra, si tienes que bascular o debes colocarte aquí o allá. Pep te explicaba por qué lo tenías que hacer, el motivo. Pep me ayudó a entender más este deporte. Es algo que no puedo olvidar. Es el mejor.

Al ser Guardiola tan obsesivo, al vivirlo todo de forma tan intensa, ¿era imposible que estuviera más tiempo en el Barça? Aquella frase que dijo cuando se marchó, «nos haremos daño». ¿Lo entendió usted así, como un desgaste mutuo?

Él ya lo dijo, que lo había dado todo y que se había vaciado. Lo vivía las veinticuatro horas y eso desgasta.

¿El equipo estaba desgastado también en la relación con él?

Es que es una decisión personal, igual que ahora la de Sandro. Nunca han sido nuestras decisiones, han sido la suyas. 

Esa leyenda urbana, ese rumor, de que uno de los motivos por los que Guardiola se marchó fue porque pidió que le echaran a usted. ¿Le ha llegado?

Sí, claro que lo he oído, pero esto habrá que preguntárselo a él.

¿A usted le consta o le parece verosímil?

Nunca se me dijo. No sé si es cierto o no.

¿Cómo fue su relación con Guardiola al final?

Fue una relación… Pues como es él. Muy intensa. Durante los cuatro años aprendí muchísimo y creo que es el número uno, ya lo he dicho y lo digo de veras. Luego sí que es verdad que tuvimos nuestros más y nuestros menos… pero no quiero entrar en detalles. Me quedo con las cosas buenas, que son muchas. A todos nos dejó un legado, una manera de entender el fútbol que aún mantenemos y que le ha hecho mucho bien al club, al Barça.

SHAKIRA Y SU VIDA PRIVADA

Hasta que conoció a Shakira en sus relaciones el famoso era usted. Fuera del ámbito del fútbol no tenían por qué conocerle. ¿Cómo reaccionó?

Sí, es cierto. En Estados Unidos por ejemplo no me conocía nadie. Es acostumbrarse. No escoges de quién te enamoras. Con Shaki todo ha ido siempre sobre ruedas. A pesar de las dificultades que puede tener una relación así, porque ella viajaba mucho y yo también, siempre lo hemos llevado bien. Siempre he tenido la sensación de disfrutarlo. Es difícil salir de casa y que haya gente, fotógrafos, pero te acostumbras, te adaptas. No es lo más agradable, pero me quedo con lo bueno y no me paro en lo demás. Al fin y al cabo no es tan grave.

Siempre ha controlado mucho todo lo relacionado con lo que aparece en los medios sobre su relación con Shakira. La primera imagen de los dos juntos la subió usted en las redes sociales, como lo están haciendo ahora con su hijo Milan. Es una cuestión premeditada. ¿Qué les ha llevado a hacerlo así y no de otro modo?

Por a o por b nuestro niño tiene la suerte o la mala suerte de tener los padres que tiene, y preferimos no tener a un montón de paparazzis en la puerta de casa. Colgamos sus imágenes, las hacemos públicas porque así las fotografías pierden valor y podemos vivir con mayor naturalidad. ¿Que cuánto me han llegado a ofrecer por una foto? Ni lo pregunté. Nunca me interesó.


Deja tu Comentario