2017-01-12 21:01 FC Barcelona Por: Administrador

Piqué provoca un cisma en el vestuario del FC Barcelona



Fede Peris Las últimas horas están resultando sumamente convulsas en el vestuario del FC Barcelona. La decisión unilateral de Messi, Piqué, Suárez e Iniesta de no acudir a la gala de la FIFA sumada al comportamiento de Piqué, criticando a los árbitros y señalando a un directivo en el palco del campo del Villarreal, han sido mal encajadas por la directiva, que se ve desbordada e incapaz de imponer su autoridad encaminando al club por la senda institucional que considera más oportuna. Los rectores que dirigen el club están por mantener la línea de armonía que ha caracterizado al club desde la época de Laporta (2003) generando armonía con Ángel Villar y la Federación. Bartomeu, como Rosell y Laporta, están convencidos de que esta vía resulta mucho más rentable que despotricar contra los árbitros cuando el Barça se siente perjudicado. Pero Piqué se ha saltado a la torera las directrices del club y eso le ha valido el rapapolvo del director general y también el de Luis Enrique. Y aunque algunas fuentes aseguran que la plantilla está unida en contra de la directiva y en defensa de Piqué, lo cierto es que un sector importante y mayoritario del vestuario está más cerca de la directiva y del entrenador que de su compañero, que anoche, durante el Barça-Athletic, se mostró obediente y no se acercó al árbitros para protestar -y motivos no faltaron- siguiendo la orden recibida desde las alturas.

La Caverna afila sus colmillos

La Caverna madridista de Florentino Pérez ha aprovechado la coyuntura para lanzarle encima la caballería a Bartomeu restregándole la frase de Óscar Grau, el CEO del club: "Hay que renovar a Messi, pero con sentido común". Esa misma Caverna, abanderada por Josep Pedrerol, se ha preocupado de silenciar otras frases de Grau en las que dejaba claro que "no sería lógico tener al mejor jugador del mundo y dejarle marchar. En la renovación de Messi estamos trabajando desde la parte del sentido común, de la discreción. Tenemos tiempo, le queda un año y medio de contrato. Y como dijo el presidente en su comparecencia ante los medios hay la voluntad firme de que Messi renueve. A nadie se le pasa por la cabeza otra cosa. Pero lo tenemos que hacer con sentido común y que nos encaje. Encontraremos la fórmula, estoy convencido. Por tanto no tiene que sufrir nadie. Es el deseo y me gustaría tranquilizar a los socios y simpatizantes porque cuando tienes al mejor en casa sería estúpido dejarlo escapar pero siempre con sentido común, repito”...  Que la directiva haya decidido aplicar el sentido común en la renovación de Messi no implica que la renovación se convierta en una misión imposible. Aunque Luis Suárez entró anoche al trapo cuando le preguntaron por el tema con una pregunta sesgada y orientada exclusivamente a lo del sentido común: :  "Hay que renovar a Messi, no tener sentido común", dijo.

El plebiscito del Camp Nou

La cuestión es que existen muchos frentes abiertos y que los jugadores no van de la mano en todos. Los que desean renovar, al margen de Messi, esperan que el "sentido común" no entorpezca su negociación. El núcleo duro que se alinea junto a Messi aún recuerda la intervención del ex directivo Javier Faus cuestionando la necesidad de renovar a Messi. Éste le contestó diciéndole públicamente que "no entiende nada de fútbol", acabó renovando en las condiciones que él impuso y con Faus dimitido después de haber presentado las correspondientes excusas al crack. Pero aunque en el caso de Messi existe cierta unanimidad y todos quieren que renueve y siga compartiendo el vestuario del Barça, con Piqué las cosas son bien diferentes. Aunque los pesos pesados estén de su lado, son mayoría los que piensan que las salidas de tono de Piqué perjudican al equipo, generando ambientes hostiles en los desplazamientos y predisponiendo a los árbitros en su contra. O lo que es lo mismo, están decididamente del lado de Bartomeu y Luis Enrique. No hay que olvidar que aunque Piqué sea el futbolista más carismático de la plantilla y el que más ruido hace, jamás ha conseguido el reconocimiento de sus compañeros, que nunca le han votado para que sea su capitán. De cualquier forma, el plebiscito que anoche se vivió en el Camp Nou demostró que el público está con Piqué, aunque los mismos que corearon su nombre son los que corean partido tras partido el de Luis Enrique.

Deja tu Comentario