2014-01-13 11:01 FC Barcelona Por: Administrador

Piqué: "Si Messi gana el Balón de Oro me reiré mucho"



Preguntado por Leo Messi por los compañeros de Mundo Deportivo Joan Josep Pallás y Fernando Polo, Gerard Piqué ha dicho: "Ahora está decaído pero es normal. Es una lesión seria. Con el paso de los días se irá animando pero ahora es lógico que sufra cierta fatiga psicológica.Cuando uno se lesiona necesita su espacio y en el caso de Leo, que lleva unas cuantas lesiones seguidas, lo principal es que se tranquilice. Es normal que, por ejemplo, justo después abandonar el campo se vaya al banquillo sin comentar nada.
 
Le preguntan sobre el control de las dietas en los jugadores del FC Barcelona: "El control es el mismo. Este tipo de lesiones... Una vez te rompes el riesgo de recaída está ahí durante meses. Todo empezó en París. Estoy convencido de que Leo volverá a ser el mismo. Leo me ha hecho vivir los mejores años. Ya no os hablo como jugador y compañero sino como aficionado. Me considero antes aficionado del Barça que jugador y me ha hecho vivir lo que nunca antes".
 
Gerard Piqué asegura que él no descarta la posibilidad de que Leo gane este año su quinto Balón de Oro consecutivo: "A Leo nunca se le puede descartar. Esta es una elección en la que vota mucha gente. Ha ganado cuatro y se le tiene mucho aprecio en todo el mundo. Si la gana me reiría mucho, mucho". Y sobre sus preferencias personales ha confesado que  "yo soy muy fan de Leo. Lo he dicho siempre. Si valoramos bien su año, ha vuelto a ser espectacular. No digo que Cristiano no lo haya hecho bien también y que a Ribéry haya que quitarle méritos pero Leo... Que gane el que la gente vote y ya está. No hay más secreto. El que salga se lo merecerá por muchas campañas que un periódico quiera hacer".

También ha hablado sobre el debate generado por el juego que exhibe el equipo, aunque los resultados son extraordinarios: "En esta casa no aceptamos una cosa sin la otra. Para ganar hay que jugar bien. Sólo ganar no satisface a todo el mundo. Si comparas nuestros resultados con cualquier club grande de Europa, son los mejores. En estos sitios nadie hablaría del juego. Somos únicos en eso, nadie rechazaría unos resultados así. Aquí sí, debemos tenerlo en cuenta y mejorar. Cuanto mejor juguemos más disfrutaremos".

Y sale inevitablemente el Real Madrid cuando se habla de detalles que traicionan la filosofía de juego del Barcelona, como los pelotazos largos de Valdés: "Tengo la sensación de que se remarcan mucho detalles como éste antes de todo lo positivo que hace este equipo. Me comparo con el Madrid y ellos no tienen problemas: van a Vallecas, ganan pidiendo la hora y después lees la prensa y hablan maravillas de su tridente de ataque. Se quedan con lo positivo. Nosotros vamos al mismo sitio, ganamos 0-4 y hablamos de que hemos perdido la posesión. Es la cultura del Barça y la catalana. Demasiado exigente, siempre queremos más. Y eso a veces no juega a nuestro favor. Es bueno ser crítico pero a veces lo somos en exceso. El equipo nota si los 'inputs' que vienen de fuera son positivos o negativos".



Gerard justifica las variantes que Martino ha aportado al juego del Barcelona: "Defensivamente estamos muy bien. No recibimos goles pero apenas se destaca. El año pasado recibíamos bastantes y todo el mundo hablaba de fichar un central. Intentemos remarcar las cosas que hacemos bien. Hacemos goles con pocos toques porque el fútbol cambia. No podemos marcar siempre después de jugadas elaboradas de 30 toques. Los rivales nos acaban pillando la idea. Y no hay traición al estilo. No hay tanta diferencia con lo que hacíamos. Jugamos como antes pero si tenemos espacio jugamos más rápido. El pase largo al espacio no es un sacrilegio. Es una solución".

Piqué pide que no se compare a este equipo con otros anteriores: "No debemos compararnos con aquella época. Aquel fue el único equipo de la historia que ganó los seis títulos. Se juntaron una serie de circunstancias y logramos lo nunca visto. Y veníamos de la mierda, de no ganar nada en dos años. El primer año de Laporta, que no se ganó nada, hubo un 1-2 en el Bernabéu y la afición fue a recibir al equipo al aeropuerto. Ahora se gana al Madrid y se debate el estilo. Venimos de tal éxito que ahora lo vemos todo peor y hay que tener mayor perspectiva. La historia del Barça son 114 años. Se ha jugado muy bien pero se ha ganado poco".

Del Tata Martino ha dicho: "Estoy convencido de que hay cosas que no entiende. Llegas de otro país, logras estos resultados y te encuentras con esto. Segurísimo que algo no le cuadra. Con el tiempo se dará cuenta de que esta es una casa muy especial. Martino es muy exigente y muy crítico. Aunque ganemos los partidos". Y le preguntan a Piqué si Martino pega broncas: "No conozco a ningún entrenador que no las pegue. Es como el jefe de una empresa. Cuando no está contento con algo lo expresa. Es muy directo. Y también dialogante, hace charlas individuales".
 
También ha hecho Gerard Piqué una valoración de la repercusión que tiene en su vida su relación con Shakira: "Yo acepto la crítica deportiva sin problemas. Yo soy el primero en darme cuenta si he hecho o no un buen partido en cuanto llego al vestuario. No necesito leerlo. Lo otro es una mochila que cargaré siempre. Mi pareja es una persona muy conocida en su ámbito. Trato de llevarlo con naturalidad porque no puedo controlarlo".
 
Y sobre sus otras aficiones (el póker, las motos, etc.)  ha opinado: "La vida es corta y hay sólo una. Tenemos un tiempo limitado para hacer lo que nos gusta. Si el domingo el recuperador me da fiesta y quiero ir a las motos porque está a dos horas de aquí no estoy haciendo nada malo. En cuanto a ir a jugar a póker un día, estás en una silla y allí no se puede fumar ni beber. Lo digo por los retorcidos. No afecta a mi rendimiento en absoluto. A mí me gusta y no se trata de apostar dinero, es un torneo de cartas. Pues adelante. No se puede estar pendiente todo el día del qué dirán. Hago lo que quiero si sé que no me afecta. No quiero dejar de ser la persona que soy porque hay gente a la que le moleste lo que hago. Como futbolista soy muy profesional".

Piqué está convencido de que lo del año pasado ante el Bayern Múnich no volverá a repetirse: "Estoy convencido de que mucha parte del debate de este año nace de la experiencia del año pasado contra el Bayern. Hay como miedo a que aquello se pueda repetir. La gente lo tiene en la cabeza.El año pasado fue muy difícil por lo de Tito. Luego llegaron las lesiones y físicamente no llegamos bien. Este año, con las rotaciones, participamos todos y no hay incertidumbres. Llegaremos muy fuertes cuando toque. No estoy preocupado. Las sensaciones son buenas".




Deja tu Comentario