2013-10-24 12:10 FC Barcelona Por: Administrador

Piscinazos y atracos en el Teatro Real de Madrid



Joan Tubau

Llevamos semanas escuchando una campaña de insidias contra Neymar para taparle las miserias a Florentino Pérez. A medida que pasan los días, el fiasco Bale va tomando cuerpo y nada mejor para distraer al personal que convertir la violencia indiscriminada que recibe Neymar con la bendición arbitral en teatro, puro teatro. Se le ha creado tal fama a Neymar que aunque Pepe le someta a una sesión de tortura como la que le regaló a Casquero, el árbitro interpretará que hace cuento. Al menos hasta ahora siempre ha salido vivo de los terrenos de juego. No será para tanto, pues.



Así es la vida, unos crean la fama y otros cardan la lana. Mientras el entorno mediático amigo de Florentino habla de Neymar para no perder el tiempo asumiendo el error Bale, el Madrid va sumando puntos en España y en Europa tirando del cuento de sus futbolistas y de la predisposición de los árbitros a creérselo.  Como diría Mourinho, "a mí me daría vergüenza ganar así, acusar a los demás de teatreros y necesitar del teatro para ganar yo".

Lo de Cristiano Ronaldo hoy forzando la expulsión de Chielini en un acto cien por cien antideportivo y antiprofesional, no sólo acabó con el partido sino que puso en su lugar a este portugués tan aficionado a hablar de robos cuando las cosas no le salen como él quiere. Su actitud ha sido vergonzosa convirtiendo una mano que pretendía apartarle en una agresión y revolcándose por el suelo como si le hubieran lanzado un directo a la mandíbula. Vergonzoso e intolerable. Y más en un futbolista de un club que ha utilizado el teatro como arma arrojadiza contra el rival que se llevaba todos los títulos. Teatrero y piscinero Cristiano Ronaldo. Como lo fue Gareth Bale el sábado ante el Málaga. Como lo fue Pepe en Elche.

Y teatrero también Sergio Ramos exagerando un agarrón en el área que existió, pero que él se encargó de exagerar convenientemente. Dos minutos antes se había producido una jugada idéntica en el área del Real Madrid, con Pepe de agresor. Pero el jugador italiano objeto de la falta, que no se mueve bajo los parámetros de la antidepotividad que ha caracterizado al Real Madrid de los últimos años, no se tiró y el árbitro no tuvo nada que pitar.



Ya empieza a ser sospechoso tanto penalti y tanta expulsión seguidos con el mismo beneficiario siempre. El Madrid no es el equipo que más goles logra ni el que más pisa el área, pero año tras año es el campeón de los penaltis a favor. Y así puede cimentar Cristiano su leyenda, gracias a penaltis obtenidos con vergüenza y sospechas. La parte positiva del robo a la Juve esta noche en el Bernabéu es que Europa entera ha podido verlo. Europa entera sabe por lo que tiene que pasar el FC Barcelona para ser campeón. Y ya conoce cómo las gasta el Real Madrid con la clase arbitral.

Antonio Conte, el técnico dela Juve, estaba indignado con Manuel Gräfe, el "simpático" árbitro de hoy: .“Me dijeron que expulsaron a Chiellini porque paró una clara ocasión de gol. Me da la risa si eso se considera ocasión clara de gol. Sin duda el partido ha estado condicionado por el árbitro. También me informaron de un penalti no pitado a Vidal. Pero lo aceptamos. Es una derrota que duele porque nos pone difícil la Champions”.

Así gana el Madrid. Así. Ahora y siempre.


Deja tu Comentario