2012-05-06 13:05 FC Barcelona Por: Administrador

Pochettino ya ha olvidado el atraco al Barça en Cornellà



Y es que en los últimos años se ha repetido una historia en la que ya no caen los seguidores barcelonistas. La trampa de que son un equipo con el que debería existir cordialidad ha desembocado en una traición tras otra de los blanquiazules. Era mal barcelonista aquel que no deseaba que el Espanyol ganara la final de la UEFA ante el Sevilla en 200, pero no mal perico el que desea la derrota del Barça en sus finales de Champions League. Es  mal barcelonista el que muestra indiferencia si el Espanyol tontea con el descenso, apelando a eso de que son un equipo catalán, pero no lo es el perico que cuando se juega contra el Barça anima con el alma pero cuando juega contra el Real Madrid le tira flores al rival. No es mal  espanyolista el que celebra las derrotas de su equipo cuando perjudican al Barcelona, normalmente con el equipo blanco.

Y ayer de nuevo, después de haber perjudicado gravemente al Barça en el partido de ida, cuando Álvaro Vázquez cometió un penalti claro al despejar con la mano un disparo de Pedro que se colaba en la portería que el colegiado no señaló, pero ayer, después de perder por 4-0, todavía tuvieron bemoles para protestar por el arbitraje, asegurando que uno de los penaltis no lo fue. "En un lado se pita y en el otro no. Si te callas pareces tontito y si lo dices, un irresponsable. Estoy bastante cansado", dijo sin razón Mauricio Pochettino, el entrenador del Espanyol, al término del partido. "Deberían analizar, equipo por equipo, lo que ha pasado durante toda la temporada. Nosotros somos un club señor que jamás ha complicado el trabajo a nadie. Es la gota que colma el vaso en el tramo final de temporada que hemos vivido", añadió rebuscando en su memoria selectiva que le ha hecho olvidar el robo del que fueron protagonistas en Cornellà-El Prat. "El vestuario se siente ninguneado y está bastante enfadado, ha habido situaciones que no merecemos nosotros ni nadie, merecemos el respeto del estamento arbitral", dijo sorprendentemente extrañado, después de protestar por unas cosas y por otras no. No fue el único miembro del Espanyol que se quejó. Incluso su presidente se atrevió a juzgar el arbitraje.



Si algún día son capaces de dejar de llorar y aprenden a comportarse honestamente y como un equipo grande, ese día se ganarán el respeto de un club ejemplar como el FC Barcelona.




Deja tu Comentario