2011-10-09 12:10 Real Madrid Por: Administrador

Poco cariño para Sarabia



De hecho, los canteranos que han debutado desde la llegada del entrenador portugués se han tenido que conformar con las migajas en forma de últimos minutos de partidos. Eso fue lo que le pasó a Pablo Sarabia, una de las más firmes promesas de la cantera merengue, que tuvo que marcharse al Getafe el pasado verano buscando los minutos de juego en Primera División que se le negaron en el Bernabéu.


Hace unas semanas, el propio Sarabia se presentó en Chamartín con su equipo, el Getafe. El chaval fue titular y pudo comprobar hasta qué punto era querido en el vestuario del primer equipo. Cuando madridistas y getafenses se saludaron en el centro del campo antes del inicio del partido, sólo hubo dos titulares del cuadro blanco que le dieron un cariñoso abrazo, Marcelo y Pepe. De largo, fueron los más afectuosos con un chaval que había entrenado varias veces con ellos a lo largo de la pasada temporada.


Llama la atención que un jugador como Iker Casillas, al que se le llena la boca en multitud de ocasiones de hablar de la cantera, no tuviera el detalle de saludar de una forma más efusiva al jugador criado en el Real Madrid. Tampoco Cristiano Ronaldo, jugador que, curiosamente, le dio la alternativa a Sarabia en el Bernabéu el pasado año con motivo del partido entre Real Madrid y Auxerre, tuvo ninguna prueba de afecto especial para el chaval de 19 años. En ambos casos, no pasaron del clásico apretón de manos, exactamente lo mismo que hicieron con otros jugadores con los que no han tenido relación ninguna como Lacen, Miku o Casquero.


No deja de ser una mera anécdota, pero sí deja muy claro que las grandes figuras del Real Madrid no arropan a los jugadores de la cantera como deberían hacerlo futbolistas tan consagrados como los que tiene el primer equipo madridista. Sí se echó en falta algún gesto más cariñoso para Sarabia en su retorno al Santiago Bernabéu.


El que sí tuvo un bonito detalle con el ex del Castilla fue Esteban Granero. El ‘pirata’ estuvo un buen rato hablando con Sarabia en la parte oculta de la zona mixta del Santiago Bernabéu, detrás de las cámaras. Allí le deseó mucha suerte y le recomendó que trabajara duro para que siguiera cumpliendo su sueño. En parte, Granero es un espejo para Sarabia en el que poder reflejarse ya que el centrocampista pasó por el Getafe antes de volver de manera definitiva al Real Madrid, a pesar de que no termina de tener la total confianza del técnico, José Mourinho.


Deja tu Comentario