2015-02-27 18:02 FC Barcelona Por: Administrador

Polémica defensa del Barça a los Almogàvers



Fede Peris

Sucede que están situados en la primera gradería del Gol Sur y que desde allí cuatro bobos se dedicaron a cantar aquello de "Cristiano, borracho". Y otro que no va muy sobrado de luces, el representante de la LFP, decidió desde el palco, sin encomendarse a nadie que ya había dado con el origen del problema. Lo situó detrás de la portería del Gol Sur y se la cargaron la Penya Almogávers, que son los que más se ven allí. Se trata de una acusación gratuita que nadie, absolutamente nadie, puede probar. Como nadie ha podido probar que Suárez mordiera a Demichelis, aunque algunos no necesitan pruebas para afirmarlo antes de que la realidad les chafe un gran titular.

Hoy ha salido el vicepresidente Jordi Cardoner defendiendo a la Penya Almogávers, porque los conoce muy bien. Es muy ´facil venir de fuera a acusar a alguien desde el desconocimiento. Ni Cardoner ni el Barça están a favor de los insultos, que bastante los ha sufrido, especialmente en Madrid, y más desagradables que el referido al alcoholismo. Pero eso no quiere decir que se suba al carro de las acusaciones gratuitas sin pruebas. Fue un hecho asilado de cuatro tontorrones que sólo oyeron los que estaban allí y el micrófono de ambiente que colocan las televisiones para captar el sonido de la grada.



Ese insulto no se coreó en el estadio ni obtuvo respaldo alguno, como sucede en el Bernabéu cuando un insulto coreado por millares de personas desde el Fondo Norte es repetido por millares de personas desde el Fondo Sur. En Madrid tienden a igualarlo todo: cuatro contra 40.000. Para ellos es lo mismo.  Es la manera que tienen para quedarse descansados, ser felices y cubrir sus propias miserias, que son muchas. Cardoner ha dicho:  "Apoyamos absolutamente a la Penya Almogàvers. Tenemos una relación absoluta con ellos y son ejemplares, así que los disculpamos porque no son el origen de esos gritos que se oyeron en el campo. No se deben sacar las cosas de contexto, porque fue un grito de muy pocas personas, aunque eso no quiere decir que no intervengamos en políticas de sensibilización para respetar a los rivales, las cuales se iniciarán en el próximo partido que se juegue en el Camp Nou".

Es la palabra del Barça contra la de los buscadores de carroña, los que quieren depurar responsabilidades por un grito aislado que se oyó un día en el Camp Nou mientras hacían la vista gorda a las groserías que durante años se han gritado en el Bernabéu contra el Barça, partido tras partido y de forma mayoritaria, hasta el punto de que llegó un momento en que el madridismo esperaba al autocar de sus jugadores en la llegada al Bernabéu animándoles con gritos de "Puta Barça, puta Catalunya" , "Ser del Barça es ser un Subnormal", "Barça, mierda" o "Messi, subnormal". Eso ha sido en los últimos años lo más normal del mundo. Y ahora se escandalizan por un borracho suelto pretendiendo aplicar responsabilidades a barullo, como cuando esos mismos decidieron que Luis Suárez había mordido a Demichelis.

Que el alcohol no nuble la visión a nadie. Tampoco a los de doble rasero que de pronto han descubierto que tienen la piel muy fina.



 

 


Deja tu Comentario