2011-03-29 12:03 FC Barcelona Por: Administrador

Por qué el Barça no fichará a Cesc Fàbregas



Hay dos factores: económico y deportivo que impiden a día de hoy que la operación Cesc al Barça llegue a buen puerto. El Arsenal no tiene ni intención deportiva ni necesidad económica de hacer negocio con Cesc. Si accede finalmente a su traspaso será en contra de la opinión de su entrenador, Arsène Wenger, y sólo para contentar al jugador si así lo exige. Pero el Arsenal no contempla a Cesc como un filón económico sino como su capitán para los próximos diez años.

Sólo si Cesc fuerza la situación, como hizo Fernando Torres con el Liverpool, el Arsenal le pondría en el mercado para venderle al mejor postor. Y ese, sin duda, no será el FC Barcelona. Sandro Rosell ya ha afirmado que no está dispuesto a pagar 50 millones por Cesc y de ahí no va a bajar el Arsenal. Y más después del traspaso de Fernando Torres al Chelsea por 58 millones. Si la temporada pasada el traspaso no se formalizó porque el Barça no llegó a los 50 millones que exigía el Arsenal, este año no habrá rebaja. Y si el Barça no llega al mínimo, le explicarán a Cesc que el club blaugrana no está tan interesado por él como creía porque no está dispuesto a hacer un esfuerzo económico pagando lo que realmente vale según ellos.



El Barça está dispuesto a mantener la oferta que ya presentó en el verano pasado: 42 millones. De hecho, el propio Rosell ya ha adelantado que la tesorería del club no permite alegrías y que sólo están presupuestados 50 millones en el capítulo de fichajes para la próxima temporada. Y aunque Pep Guardiola ha puesto a Cesc en su lista de objetivos en la primera posición, lo cierto es que la plantilla tiene prioridades y necesita ser apuntalada con un defensa y un delantero solventes. Además, la afición blaugrana ya le demostró con silbidos en el Camp Nou, en su última visita, que no se vuelve loca por él.

Luego está el argumento deportivo que juega también en contra del jugador de Arenys. Cesc es suplente de Xavi, Iniesta y Busquets en la selección y todo hace indicar que si Cesc regresa al Camp Nou la situación no va a cambiar. Y existen serias dudas en el club de que valga la pena pagar el gusto y las ganas por un suplente. La operación se acercaría a los cien millones de euros si se concretara: 50 millones para el Arsenal y 40 para el jugador por 5 temporadas.

Así las cosas, nadie ve en el Barça a un jugador de 90 millones chupando banquillo, aunque sea el objetivo número uno de Guardiola para la próxima temporada. Además, la llegada de Cesc implicaría un frenazo importante en la progresión ascendente de Thiago Alcántara, el heredero natural de Xavi, tal y como ha reconocido recientemente su padre, Mazinho.



Se juntan los impidementos económicos con las dudas deportivas. Además, Thiago también tiene sus pretendientes. Su contrato acaba en 2013 y su cláusula, 10 millones, es perfectamente asumible por cualquier club grande y mediano. Thiago se ha marcado como objetivo triunfar en el Barça y hasta ahora no ha querido escuchar ofertas, pero si Cesc acabara aterrizando en el Camp Nou, podría atender la llamada del Real Madrid con más interés del que mostró cuando hace unos meses se dirigió a él.

Por otra parte, el club blanco, que sigue atento la evolución de los acontecimientos, espera que el Barça renuncie a Cesc para lanzarse a por él pagando lo que el Barça no puede pagar. Y en caso contrario, si Cesc se obcecara por abandonar el Arsenal y el Barça acabara mejorando su oferta y fichándole, el Madrid cambiaría su objetivo y apuntaría directamente hacia Thiago. Es decir, que entre Cesc y Thiago, uno de los dos acabará el año próximo vestido de blanco y el otro de blaugrana.


Deja tu Comentario