2011-09-27 18:09 FC Barcelona Por: Administrador

Por qué Guardiola defendió a Laporta



En el discurso de apartura de la asamblea, Sandro Rosell cometió el desliz de cebarse en las operaciones de Ibrahimovic y Chygrynskiy. Del primero dijo que "fue la peor operación realizada en la historia del club y nos obligará a todos los directivos a avalar ded nuestro bolsillo". Y de forma parecida se expresó sobre Chygrynskiy. De esta manera, el presidente lanzaba dos dardos envenenados contra Guardiola, ya que ambas operaciones, nefastas según Rosell, fueron producto de la voluntad del técnico.

Pep entendió estas palabras como una traición del presidente, al faltar éste al acuerdo tácito de no agresión que mantienen, y se sintió liberado para, unas horas después, dar rienda suelta a sus impulsos y decir lo que sentía en favor de Joan Laporta y su junta, sus amigos, que curiosamente son los enemigos de Sandro Rosell.



El hecho evidencia el poder que Pep Guardiola tiene en el Barça y el peligro que supone cuestionar su trabajo, como hizo Rosell. Al presidente no le hubiera costado nada referirse, por ejemplo, a las desastrosas operaciones que trajeron a Keirrison y Henrique al Barça (25 millones), ya que ninguno de los dos fue aceptado por Guardiola y no llegaron ni a ser presentados. Pep hubiera entendido por ahí el ataque a la anterior junta, pero Rosell se cebó con dos operación fallidas que fueron pedidas por Guardiola y al técnico le faltó tiempo para responderle.


Deja tu Comentario