2012-12-18 13:12 FC Barcelona Por: Administrador

¿Por qué Florentino no se atreve a echar a Mourinho?



Jose Mourinho tiene contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2016, y en ese contrato figura una cláusula que contempla el coste que le supondría tanto al Real Madrid como al técnico poner fin al acuerdo de forma unilateral. El precio es el mismo para los dos: 20 millones de euros. Tanto si es el club el que despide a Mourinho como si es éste el que decide largarse.

En las últimas horas Florentino Pérez ha acumulado motivos más que sobrados para dar por finiquitada su relación con el portugués (rendición en la Liga, bochornoso jaleo con un periodista, ausencia en la entrega de regalos a los niños de los hospitales, divorcio con la plantilla, críticas a la afición blanca, ninguneo a las palabras del presidente en su apoyo...). Pero Florentino aprieta los dientes, intenta sonreir ante la cámara y aguanta. Ni siquiera el Real Madrid puede permitirse el lujo de regalar 20 millones de euros a nadie. Tampoco Mourinho pagará nada por irse. Aquí no hay más solución que el pacto. Que las dos partes estén de acuerdo en finiquitar el contrato y que se perdonen mutuamente lo que se comprometieron a pagar en el caso de incumplimiento. Para eso hace falta que las dos partes deseen lo mismo: desvincularse el uno del otro. Y eso está cada vez más cerca.



Mourinho perdonaría los 20 millones porque no le va a faltar trabajo: Inter, París Saint Germain y los grandes de la Premier le esperan. Y el Real Madrid apostaría por una nueva forma de hacer las cosas que no exija vivir en conflicto permanente con el mundo. El problema para Florentino es que no le va a resultar fácil encontrar un sucesor con la personalidad y capacidad de enganche que tiene Mourinho. Las comparaciones con el nuevo serán más odiosas que nunca y el nombre de Mourinho puede aparecer en la grada acompañado con pañuelos blancos en cuanto se encadenen dos derrotas.

Florentino se encuentra en la encrucijada. No puede vivir con Mourinho, pero tampoco sin él. De momento, lo que va a intentar es vivir con 20 millones más. En los próximos días se producirán acercamientos, pero no para plantear declaraciones de amor, sino para alcanzar un pacto que permita un divorcio sin traumas y sin la necesidad de hacer valer la clásula de los 20 millones. Ahora mismo a Florentino le preocupa más eso que la Liga. En eso, aunque no lo reconozca, coincide con Mourinho.

 




Deja tu Comentario