2013-02-04 20:02 FC Barcelona Por: Administrador

¿Por qué ha despedido el Barça a Enric Masip?



Enric Masip era un hombre de Joan Laporta en el organigrama de Sandro Rosell. Masip fue jugador y capitán del equipo de balonmano, el Dream Team que dio gloria y alegrías a la afición blaugrana. Luego, con Laporta en la presidencia, pasó por la Fundación del club como ejecutivo a sueldo y posteriormente volvió al balonmano, cobrando y sin funciones claras que acometer. A Laporta le daba igual si hacía algo o no. Quería tenerlo a su lado.

Finalmente, con la marcha de Valero Ribera, Masip volvió a los despachos del balonmano blaugrana compartiendo su actividad profesional con las partidas de paddle con Joan Laporta y alguna que otra salida "ociosa". Enric Masip era para Joan Laporta algo más que un amigo. Por eso sorprendió que Sandro Rosell, como hizo con muchos otros ejecutivos, no incluyera a Masip en la purga realizada con el personal que desprendía tufillo laportiano. Fue un detalle de grandeza. Masip no le inspiraba confianza al presidente, pero no le cesaba porque los resultados del balonmano, aunque desiguales, eran satsifactorios.



Hasta hoy. Parece ser que Sandro Rosell se ha cansado de mantener a un "espía" en su propia casa y lo ha cesado. En su despedida Masip ha querido agradecer al club la oportunidad de trabajar en la sección de balonmano como secretario técnico "una labor dura, con presión, con críticas, pero eso iba con el cargo y con el sueldo". Y ha añadido:  "Creo que no me merezco ese final. He cambiado un equipo que cuando llegué (2006) era perdedor, para ponerlo de nuevo arriba del todo; hemos trabajado con la base y somos ejemplo de trabajo con la cantera; hemos logrado un proyecto estupendo y ejemplar".

Y ha explicado así su cese: " A veces a uno le ponen una pistola en la cabeza y le dicen o haces esto o disparamos, y  seguramente lo tienes que hacer.  En mi caso ha sido así, Enric o firmas este acuerdo o el club te despide. ¿Mejor que cojas eso, no? Siempre pensé que nunca dejaría el Barcelona. Tengo 43 años, llegué con 20 y este club es mi vida y considero que todo esto es decepcionante porque mi trayectoria no se lo merece. Siempre estaría dispuesto a volver al Barca si es por el bien del club, incluso con la actual directiva. No descarto estar en el futuro en una candidatura para la presidencia, tengo 43 años y muchas ganas de trabajar por delante". Masip estará en una candidatura. Será la misma en la que viaje Joan Laporta, como número uno, dos o cinco. Ahí estará él, apoyando a su amigo.

Masip reconoce que esperaba salir del club de otra manera; "merecía salir por la puerta grande. Mi salida no es digna de alguien que lo ha dado todo por el Barça. Me dijeron: 'O firmas este acuerdo o te despiden'. Es como si te ponen una pistola en la cabeza... O esto o disparamos. Merecía salir por la puerta grande y me hacen salir por la pequeña".



Masip tenía contrato en vigor hasta 2014 y ha cobrado íntegramente el año y medio que le quedaba, desvelando que su relación con el presidente Sandro Rosell "no existía y con Eduard Coll, responsable de balonmano, tampoco. Simplemente no había relación".


El ya ex ejecutivo del club ha querido dejar bien claro que "Yo mi contrato lo firmé en 2009. Un año antes de las elecciones, no como van diciendo por ahí que Joan Laporta me lo firmó horas antes de irse. No soy un pesetero. He dado mi vida por el Barça durante 23 años y mañana mismo volvería al Barça, porque es mi vida".

Masip lamentó tener que despedirse en el hotel Majestic y no en el Camp Nou con el presidente al lado. Y confesó que le habían invitado a acudir a una rueda de prensa de Eduard Coll en el Palau, "pero me negué a hacer el paripé".

 


Deja tu Comentario