2011-12-24 10:12 Real Madrid Por: Administrador

¿Por qué Messi quiere que renueve Guardiola?



Lo de darle de comer aparte a Leo Messi empezó en 2008, justo cuando Guardiola tomó las riendas del Barcelona. La selección argentina participaba en los Juegos Olímpicos de Pekín y el Barça afrontaba la previa de la Champions League en Crackowia. Una eliminación en la competición europea, al margen de un serio castigo para su prestigio, hubiera significado un mazazo económico importante. El Barcelona de Joan Laporta, entonces, exigió ante las autoridades y organismo de arbitraje de este tipo de conflictos que intercediera para que Messi estuviera donde tenía que estar, con el club que le paga. el Barça llegó hasta las más altas asistencias consiguiendo que le dieran la razón, pero Guardiola desautorizó a los abogados del club y decidió darle permiso a Messi para que jugara con Argentina y no con el Barcelona. Ahí empezó el periodo de vasallaje de Pep Guardiola hacia Leo Messi, que entendió que el técnico estaba en sus manos y que su futuro en el club dependía de él.

Por eso cuando Leo se enfadaba si le sustituían en un partido, sabía que con ese aviso sería más que suficiente para que el míster no se atreviera a hacerlo de nuevo sin pedir al menos su consentimiento. Posteriormente, Guardiola declaró que merecía un trato especial porque era un jugador diferente. El todopoderoso Pep reconocía que no podía tratar a todos por igual. A Messi que haga lo que quiera, a Bojan ni dirigirle la palabra. Ahora, tras otros cuantos 'caprichitos', Messi recela de que Neymar le pueda quitar protagonismo y podría estar poniendo trabas a su fichaje. Así lo afirma Siro López en 'Punto Pelota', quien incluso explica que Leo su burló del brasileño y Alves tuvo que decirle al jugador del Santos que "si quieres jugar en el Barcelona tendrás que quitarte la cresta y cambiar algunas actitudes".



El periodista sostiene que "Messi manda más de lo que muchos se piensan. Guardiola consulta muchas con él". Además, según Siro López, la renovación de Pinto fue una renovación que ordenó Messi, "porque es uno de sus mejores amigos y quería que se quedara". Así es la realidad azulgrana, el entrenador, Josep Guardiola,  es en realidad, en muchos aspectos, un mero títere del futbolista más querido en el Barça. A Messi hay que tenerlo contento aunque tenga que pasar por encima de la autoridad de los superiores...

Ese es el funcionamiento del que, dicen, es un club ejemplar. Por eso Messi tiene más vacaciones que los demás y puede volver a la actividad tras el parón navideño cuando le dé la gana.


Deja tu Comentario