2013-05-08 19:05 FC Barcelona Por: Administrador

Florentino valora más a Neymar que a Cristiano Ronaldo



Florentino Pérez se apresta a afrontar su reelección en las inminentes elecciones a la presidencia del Real Madrid. Allí va a presentarse con las manos vacías, sin la Décima prometida, con una apuesta perdedora que Mourinho no ha sabido redireccionar y un club sumergido en una auténtica guerra civil por su pasividad como presidente. Su salvación es que no se presente nadie a las elecciones, porque si alguien con cara y ojos decide dar el paso, lo tiene muy fácil para desmontar la capacidad del "Ser Superior" para conducir la nave blanca a buen puerto.

Y Florentino Pérez, consciente de lo que se le viene encima, ha buscado y rebuscado a su alrededor algo que genere ilusión en el madridismo y le permita presentarse a las elecciones con la seguridad de la victoria. Y ese algo es Neymar. Cuando Florentino ha despertado, se ha encontrado con que Sandro Rosell lo tenía ya bien atado. Pero no se ha rendido. De la misma manera que en su momento no le tembló el pulso cuando hubo que poner sobre la mesa 60 millones de euros para llevarse a Figo del Barcelona, ahora estaría dispuesto a repetir la operación arrebatándole a Neymar al Barcelona en el último momento. Según ha trascendido en la capital, Rosell ha llegado a poner sobre la mesa 100 millones de euros. Hasta ese punto llega su desesperación y la desconfianza en su propio proyecto.



El propio Florentino se ha encargado de aleccionar a medios afines, por ejemplo Punto Pelota, para que escampen la noticia de su interés por el brasileño a la espera de poder valorar luego el impacto que genera entre el madridismo, dado que por la alternativa de Neymar, Bale, le pide el Tottenham 90 millones. Desde Madrid intentan manipular la realidad asegurando que en el Barça están asustados, algo que no se corresponde a la realidad, porque si Florentino finalmente se llevara a Neymar, tendría que pagarle al FC Barcelona nada menos que 80 millones. Y ese negocio sí que sería aplaudido por los aficionados barcelonistas: cobrar una burrada por algo que no tienes. Lo cierto es que Florentino valora más a Neymar que a Cristiano Ronaldo y está dispuesto a pagar por el brasileño más de lo que costó el portugués (96 millones). Lo que sí tiene decidido es renunciar a Gareth Bale y, como mínimo, encarecer el precio de Neymar para que al Barcelona le salga más caro.

De cualquier forma, Sandro Rosell -se espera- no va a quedarse con los brazos cruzados y va a defender lo que es suyo. Perder a Neymar posiblemente no sería un drama para el Barcelona, pero sí supondría un duro golpe para la credibilidad de un presidente cuya popularidad va hacia abajo por un estilo de gobierno que no acaba de ser el agrado del barcelonismo mayoritario.

Sobre el tema escribe hoy Joan Maria Batlle en Sport: "Sin dudas. Me cuentan que el padre de Neymar recibe cada día una llamada de Florentino Pérez y que cada día le ofrecen un millón de euros más por convencer a su hijo de que fiche por el Madrid. Tan desesperado está el presidente blanco, que está dispuesto a pagar lo que sea, incluso a regalar cuarenta millones de indemnización al Barça, con tal de colgarse una medallita y camelar a una afición que está harta de esperar infinitamente por la décima.



En el Barça, afortunadamente, tienen las ideas claras sobre el particular. Desde Rosell a Tito Vilanova. Neymar es la gran apuesta de esta directiva desde hace tiempo y si no fuera así, no hubiesen ejecutado esta operación de largo recorrido que ha de acabar llevando al crack brasileño al Camp Nou. Y el entrenador no tiene ninguna duda de que Neymar y Messi formarán una dupla mágica que ha de ser la clave que mantenga al Barça en la elite del fútbol mundial. Tanto es así, que renuncia a cualquier otro fichaje para la delantera, una decisión, por otra parte, arriesgada porque seguiremos sin plan B, y más sin Villa, pero que reafirma la confianza en el rendimiento del brasileño.

Así las cosas, Florentino puede seguir llamando a papá Neymar cuantas veces quiera o hasta que se le acabe el presupuesto para comisiones, pero el Barça también mueve los hilos para que el hijo tenga claro que cometería el error de su vida si desperdicia la oportunidad de jugar junto a Messi. Toda la maquinaria barcelonista cercana al entorno del jugador, que en este caso es potente, trabaja sin cesar en este sentido. Los cuarenta millones que caerían del cielo no son una tentación. Serían un negocio, pero el Barça es un club de fútbol y ver el mejor fútbol del mundo es lo que quieren y merecen sus socios y propietarios".


Deja tu Comentario