2012-04-08 13:04 FC Barcelona Por: Administrador

¿Por qué no te callas, Jiménez?



¿No será porque el equipo está muy limitado? ¿O por los abucheos del público al presidente de la entidad? ¿O fue el juego sucio que practicaron los aragoneses sin contemplaciones? Es todo lo que se vivió anoche en La Romareda en el estadio de un club que se encuentra en fase de descomposición. Con los seguidores divididos y con una plantilla de Segunda División no llegarán muy lejos y desde luego si descienden no será por el arbitraje de Turienzo Álvarez que por cierto les regaló la primera parte, tal y como remarcó Manolo Jiménez.

"Penalti clarísimo de Keita", decía al término del partido. ¿No tiene vergüenza? Será que de señalar el penalti hubieran ganado. Por favor, que les cayeron cuatro. También escuchamos asegurar que el córner no debió ser señalado, el del gol de Puyol. Lo dijo Jiménez y lo reafirmó Paredes en la zona mixta. El mismo que realizó el penalti claro a Alexis Sánchez y in embargo estuvo negando más tarde: "Ha sido un poco sibilino", afirmó el curiosamente ex canterano del Real Madrid. Si parece que los críen en masa.



Así es imposible jugar y en el club maño deberían saberlo antes de despotricar por los arbitrajes. Jiménez demostró muy poca deportividad al término del encuentro y si no son capaces de reconocer sus errores se irán a la liga de los segundones más pronto que tarde. Además, que protestas va a realizar un entrenador que fue expulsado al inicio de la segunda parte. Así no se puede llevar un equipo.

Y es que la realidad es que la victoria se produjo por la supremacía del FC Barcelona, que arrasa con todo y con todos, sin necesidad de favores arbitrales. Ayer desgastaron hasta el límite al Zaragoza y fue entonces cuando el Barça endosó la estocada final, no gracias al colegiado. Esas formas señor Jiménez.


Deja tu Comentario