2013-04-24 14:04 FC Barcelona Por: Administrador

Por qué perdió el Barcelona en el Allianz Arena



El Barcelona no buscó la portería del Bayern, no chutó a puerta y no puso en apuros en ningún momento al meta Neuer. El Barça no puede permitirse el lujo de afrontar un partido con un sólo disparo entre los tres palos durante los 90 minutos de juego. Y menos todavía que el jugador más peligroso para el Bayern haya sido Bartra, que protagonizó los dos chuts con más intención del cuadro blaugrana a lo largo de todo el partido.

La superioridad de la posesión del balón del 62% no sirve para nada si no se traduce en jugadas de peligro y no se busca la profundidad. El juego del Barça fue muy previsible y le faltó velocidad y capacidad de sorpresa. El Bayern remató 15 veces a puerta, por cuatro del Barcelona, aunque sólo uno de esos remates estuviera dirigido a la portería. 11 córners lanzó el Bayern por sólo 4 el Barça. Es significativo que el cuadro alemán lanzara ocho saques de esquina en la primera mitad. Eso da una idea de la facilidad con la que llegó el Bayern al área blaugrana y de la debilidad de una presión que apenas existió en el centro del campo.

El FC Barcelona adoleció en Múnich de un pobre nivel físico ante un equipo poderoso que basa su juego precisamente en su fortaleza física, lo que obligó al Barça a echarse atrás para defenderse en lugar de lanzarse al ataque, como en él es habitual, para obligar al rival a ir a remolque del juego desplegado por los talentos blaugranas.



Las estrellas no brillaron. Ni Messi, ni Iniesta ni Xavi. Los delanteros Pedro y Alexis salieron al campo más a presionar a los laterales que a crear peligro por sí mismos. Y lo peor fue la nula capacidad de reacción del banquillo, que no recurrió a los cambios hasta que la tragedia estaba consumada con el 4-0. Sorprende, por otra parte que Tello no estuviera ni en el banquillo.

El árbitro Kassai puso el colofón a una noche desastrosa que obliga a los barcelonistas a una proeza que está a su alcance. Pero para que haya milagro es necesario que el Barcelona ofrezca una imagen diametralmente opuesta a la exhibida en Munich.


Deja tu Comentario