2012-11-07 13:11 FC Barcelona Por: Administrador

¿Por qué, Rasmussen, por qué?



El Manchester City sufrió en sus carnes un escandaloso arbitraje sólo comparable con el que protagonizó el portugués Benquerença en aquel Inter-FC Barcelona de Champions League en el que el gran beneficiado fue el equipo que dirigía Mourinho.

Rasmussen anuló un gol legal a Agüero y se comió un penalty de libro que se produjo en el área holandesa cuando un defensa del Ajax agarró de la camiseta y de forma descarada a Balotelli dentro del área. El partido acabó en empate y le sirve al Real Madrid para acudir a su próximo compromiso, precisamente en el campo del Manchester City, con la traquilidad que da saber que una derrota no sería definitiva, porque aun le quedaria pendiente la visita del Ajax al Bernabéu. Si el Manchester City hubiera ganado ayer, una derrota del Madrid en terreno inglés habría supuesto prácticamente la eliminación del equipo blanco.



A Mourinho, tan amigo de quejarse de los árbitros y de la UEFA, no se le ha oído comentario alguno al respecto. Es lo habitual cuando se siente favorecido por los árbitros. Sin embargo, haga lo que haga el Real Madrid en esta competición, siempre quedará la sombra de la duda sobre su pase a octavos de final. ¿Le dará vergüenza a Mourinho clasificarse así, con la colaboración del jugador numero 12?


Deja tu Comentario