2012-10-02 23:10 FC Barcelona Por: Administrador

Portugal cae rendida ante el dominio del Barça (0-2)



A los seis minutos Alexis dejó el partido visto para sentencia aprovechando un excelente servicio de Leo Messi. Esta vez, para variar, el Barça no tuvo que ir a remolque en el marcador y se benefició de ese gol tempranero para calmar a un Benfica que salió muy agresivo y que fue de más a menos, perdiendo gas a medida que el Barcelona iba imponiendo su ley. Luego, en el minuto 55, de nuevo Messi se inventó otro pase de gol, esta vez para Cesc, y llegó el 0-2 definitivo. Messi no marcó en Da Luz, pero tuvo mucho que ver en los dos goles del Barcelona. Como en Sevilla el sábado. Tampoco marcó Leo en el Sánchez Pizjuán, pero los tres goles del Barça nacieron de sus botas.

Todo un presagio para el clásico, al que Cristiano Ronaldo, de penalti en penalti, ha llegado tan enchufado que se presentará en el Camp Nou empatado a goles con el argentino (6 goles y 3 de penalti). Seguro que a los barcelonistas les importará poco que Leo no marque ante el Madrid si su alegría por el triunffo de su equipo y su compromiso con estos colores se mantiene intacto.



Da Luz recibió al Barça con ganas de jarana. El público portugués es así. Pensó que intimidando un poco, los chicos de Vilanova presentarían su cara más cobarde. Pero Alexis les cerró la boca enseguida. Y luego el rondo interminable del Barça dejó en evidencia a un Benfica que es un fiel exponente de la realidad del fútbol portugués: pobre, muy pobre. El Barça no necesitó ni sudar. Se limitó a pasarse el balón y a esconderlo mientras los portugueses corrían detrás de él y,. de vez en cuando, forzaba el ritmo buscando el gol. Llegaron dos tantos y pudieron ser más, seis o siete tranquilamente. Pero tampoco se volvió loco el Barça, que veía que llegaba con facilidad y sin esforzarse demasiado. Al final los portugueses perdieron la paciencia y empezaron a repartir leña como si se tratara de una banda. El colegiado turco, el mismo que colaboró con la eliminación del Barça de esta competición el pasado año a manos del Chelsea, se lo consintió todo a los portugueses, que tuvieron licencia para zurrar a Messi, a Alexis, a Busquets, a Alves y a Mascherano sin que nadie viera la roja. Esa se la guardaba el turco Çakir a Busquets en una injusticia más que puede llegar cuando estás en manos de un colegiado lamentable. Seguro que Mourinho no añade a este tipo a su lista de "amigos" del Barça. En todo caso deberá ponerle en su bando, junto a Benquerença y compañía.

El partido no tuvo más historia. El Barça dominó cómo y cuando quiso ante un rival patético que, lejos de ir a buscar el balón, parecía que iba ganando 4-0 y defendía el resultado. El Barcelona acabó con diez porque el árbitro era malo, muy malo. Pero lo peor del partido ha sido la lesión de Puyol, en este caso de forma fortuita. Fue a rematar un córner, cayó mal y su brazo se retorció en el suelo perdiendo la forma y el equilibrio natural. Descartadísimo para el clásico. Volvió Iniesta y Villa quemó más minutos en su proceso de rehabilitación total, pero la lesión de Puyol dejó a todos con el corazón helado. Tito Vilanova tendrá que echar mano ante el Madrid de dos centrales que no son centrales: Mascherano y Song. De cualquier forma, la mejor defensa del Barça es su ataque y por ahí vamos bien.

 



 
//

Deja tu Comentario