2013-05-04 11:05 FC Barcelona Por: Administrador

El club no sabe hacer caja con las salidas



Dani Milà

Desde la llegada de Rosell y los suyos el FC Barcelona ha ido de más a menos en un aspecto clave en la gestión de cualquier club: la obtención de beneficios por la venta de jugadores. El verano pasado el club ya se quedó sin ingresar ni un euro en el mercado estival por traspaso o cesión de jugadores, algo que una entidad como la azulgrana, formadora de jugadores, no debería ocurrir. Lo cierto es que tampoco se ha sacado mucho dinero por venta de jugadores de la cantera y siempre ha sido más por los jugadores extranjeros, pero en la última campaña no se dió ni el último caso.



Figo, Ronald de Boer, Dehu, Arnau y Hesp fueron los primeros en abandonar el club en este siglo XXI, en la temporada 2000-01, y entre los tres dejaron la cifra récord de 72,2 millones de euros. Hasta la 2003-03 el Barça siguió vendiendo más o menos cda verano manteniendo los ingresos entre los 10 y los 24 millones de euros. Cabe recordar que para entonces el Barça atravesaba además un camino de tinieblas en juego y en identidad.

Precisamente en esa, la 2003-04 se produjo el cambio en la presidencia y la renovación del equipo, motivo por el cual apenas se vendieron jugadores. En la siguiente y ya con el equipo rumbo a la segunda Champions, la de París, volvió a meterse de lleno en el mercado y volvió a situar las cifras de ventas por encima de los 10 millones de euros.

Con la llegada de Pep Guardiola y con Laporta al mando la cosa mejoró y desde entonces se han producido los mayores ingresos. En su primera temporada despachó a Ronaldinho, Deco, Zambrotta, Giovanni y Oleguer por los que sacó un total de 53 millones. Eto'o y Gudjohnsen dejaron también lo correspondiente (por Eto'o el Inter pagó 20 millones) en la 2009-10 y Yaya Touré y Chygrinsky le sirvieron al Barça para ingresar 24 y 15 millones respectivamente que le permitieron llegar a recaudar 63 millones. Después los registros cayeron en picado: el segundo año de Rosell -el primero con plenos poderes- sólo se ingresaron 17 millones por Jeffren y por Bojan y la pasada temporada no se logró un sólo euro de caja por ningún traspaso ni cesión.



Afellay se marchó a coste cero al Shalke 04  mientras el club dejó escapar a Keita que finalizó su contrato al no haber jugado el mínimo de partidos que garantizaban su continuidad de forma automática.  El ex del Barça se fue libre para decidir su futuro.

Ahora, ante una renovación del equipo anunciada a bombo y platillo y la caja temblando, la capacidad de esta directiva para ingresar dinero con las ventas de los muchos descartes -se habla de Cesc, Villa, Valdés, Alexis...-será clave para poder aslatar el mercado con totales garantías. Los precedentes no son alagüeños. 


Deja tu Comentario