2016-04-12 16:04 Real Madrid Por: Administrador

Preparan la "hazaña" contra el Espanyol de Alemania



El fútbol ha puesto al Real Madrid en su lugar en los últimos años. Viene de un año en blanco y va camino de repetirlo. Eliminado de la Copa y con opciones muy remotas en la Liga, sólo le queda la Champions League. Y con dificultades después del varapalo que se llevó en Alemania. Aunque desde Madrid intenten convencernos de que aquello es Disneylandia y que no existen más problemas que los que se producen en el Barça, lo cierto es que el castillo de naipes construido por Florentino Pérez puede saltar por los aires si no se produce la cacareada remontada esta noche. Ni efecto Zidane, ni Cristiano Ronaldo, ni BBC, ni gaitas. Todo se iría al garete. Y a empezar de nuevo. Otra vez. Mientras los otros van acumulando tripletes, aunque salten menos. Se entiende ante esta situación que los medios afines y más dispuestos a la genuflexión ante Florentino Pérez hayan vendido el partido de vuelta ante el Wolfsburgo como si se tratara de una gesta heroica. Hay que remontarle dos goles al "temible" Wolfsburgo. Y hasta el club ha movilizado a los propios jugadores para que el público marque el primer gol. Como si se tratara de un equipo pequeño que no confía en sus fuerzas ante un rival superior. Así está ahora el Real Madrid.

¿Quién es el Wolfsburgo?

¿Y quién tendrá delante el Real Madrid esta noche? Al octavo clasificado de la Liga alemana. Sería el Espanyol de la Bundesliga. Curioso que el octavo clasificado de la Liga alemana exija al Real Madrid a un esfuerzo legendario que pasará a la historia si acaba culminándose. Curioso porque los mismos gaiteros de la pluma y el micrófono que alientan al madridismo a meter miedo a los alemanes desde la grada son los que dicen que los éxitos de Pep Guardiola en la Bundesliga carecen de valor porque en esa competición no hay rivales y sólo existe un equipo de verdad. Muy significativo que uno de esos comparsas que sirven para que Guardiola rubrique su tercera Bundesliga en tres años le haya metido el miedo en el cuerpo al Real Madrid. Tanto, que hasta su claca mediática ha tenido que hacer horas extras para conseguir interesar a la hinchada. Muy triste que un club que hace muchos años conseguía títulos con facilidad deba hablar de remontadas históricas ante el Espanyol de Alemania y deba limitar sus celebraciones en Cibeles a los pichichis que consigue su vedette. Pero en el Barça están muy mal, por supuesto.

Deja tu Comentario