2014-06-18 15:06 Real Madrid Por: Administrador

¿Se atreverá Del Bosque a cargarse a Piqué y Xavi?



Carlos Muñiz

Las encuestas realizadas por los medios de comunicación españoles son un clamor. Todas coinciden en que Del Bosque debe hacer hoy cambios en el equipo que presentó en el estreno de España frente a Holanda y que acabó en desastre. Y todas están de acuerdo en que, al margen de que Iker Casillas no tuvo su día, Piqué y Xavi deben ser los grandes sacrificados que paguen por el naufragio ante Holanda.



Los aficionados están de acuerdo, pero Vicente Del Bosque no se atreve. Los dos jugadores del Barcelona, por cuestiones extradeportivas, tienen un peso muy grande en el vestuario de la selección española. Por otra parte, recibe presiones de fuera que le dificultan tomar la dolorosa decisión de eliminar de su formación titular a dos jugadores que no están en forma. Es tan sencillo como eso. Pero el seleccionador sabe que se le puede revolucionar un vestuario en donde mandan los del Barça y tampoco tiene el valor de dejar fuera a un tipo con personalidad como Piqué y al ideólogo de este equipo, Xavi Hernández.

Lo cierto es que Pique ya no es el Piqué de años atrás. Vivió sus años de gloria al lado de Carles Puyol, el hombre que tapaba sus lagunas y deficiencias técnicas con su experiencia. Ahora Puyol no está. Ni en el Barcelona ni en la selección. Piqué se ha quedado desnudo y con sus miserias al descubierto. Y sin la protección de Puyi ha pasado lo que ha pasado este año en el Barcelona y ha pasado lo que ha pasado en el primer partido serio que ha jugado la selección este año. Piqué ha tenido la desafortunada virtud ante Holanda de convertir a su compañero Sergio Ramos, un claro candidato al Balón de Oro, en un vulgar tuercebotas. Es el resultado para Ramos de las malas compañías.

El caso de Xavi Hernández se viene telegrafiando desde hace años. Alcanzó su punto culminante hace cuatro años, en el Mundial de Sudáfrica, y desde entonces su trayectoria ha sido descendente, hasta llegar a unos niveles que le han apartado de la titularidad en su propio equipo. Pero ahí sigue, como enchufado de Vicente Del Bosque, que quizá sigue esperando que le diga cómo tiene que jugar España y le aporte soluciones. De momento, su contribución se ha limitado a imponer un tiki taka que, según él, es "innegociable", como si no se pudiera ganar de otra manera. El tiki taka está muy bien cuando se aplica correctamente, como hacía España años atrás. Si no hay presión no hay tiki taka, y para que haya presión tiene que haber un derroche físico que Xavi ya no puede dar. Esa es la paradoja.



Del Bosque tiene la palabra. España lo tiene claro. Veremos si él también.

 


Deja tu Comentario