2013-09-14 09:09 FC Barcelona Por: Administrador

Presionan a Rosell para fichar a Llorente



Joan Tubau

Hay cosas en el Barça que no suceden porque sí. Por ejemplo, el fichaje de Cesc Fàbregas. Por ejemplo, la continuidad de Pinto. Por ejemplo, la llegada del Tata Martino. Por ejemplo, la renuncia al fichaje de un central... En todas estas decisiones, y en alguna otra más, la opinión de los pesos pesados del vestuario ha sido decisiva. El caso de Fernando Llorente se enmarca dentro de este nivel. Íntimo amigo de Piqué, de Puyol, de Xavi, de Cesc y de Jordi Alba, parece cantado que acabará formando parte del vestuario del Camp Nou.



Sandro Rosell conoce muy bien lo que es la presión del vestuario. Y en todas sus decisiones deportivas el vestuario es tenido en cuenta. En el caso de Fernando Llorente se dan todas las circunstancias para que acabe de blaugrana. Es un futbolista querido, reclamado por el vestuario, aceptado por el entrenador, pedido por la afición... Salió de Bilbao con polémica y aterrizó en Turín para jugar en la Juve sin muchas explicaciones. Tan raro fue ese paso que su entrenador no cuenta con él para nada. Ni le ha dado la oportunidad de demostrar que no sirve para la Juve. Está cantado que Llorente saldrá de Turín en el mercado de invierno. Tan cantado como que ya hay quien dice que lo de la Juventus no fue más que una tapadera para hacer más suave el paso de San Mamés al Camp Nou.

Sea como fuere, el Real Madrid también se ha interesado por él, aunque Florentino está condenado al fracaso si cree que Llorente puede ser el recambio de Higuaín y la alternativa a Benzema. Como en el caso de Neymar, llega tarde. Piqué, Puyol, Xavi y Cesc ya han tomado la decisión que ejecutará Sandro Rosell. Lo que falta por saber es si la Juve, que recibió al jugador sin pagar un euro, aceptará desprenderse de él sin obtener un beneficio, aunque sólo sea por el hospedaje de cinco meses.

Dicen en Bilbao que Barça y Juve pactaron la jugada, la salida de Fernando a Barcelona con parada y fonda en Turín, con la idea de utilizar al riojano como moneda de cambio en el traspaso de Alexis Sánchez. Sin embargo, de julio a ahora, las cosas han cambiado mucho en el Barça. También para el chileno. Y se antoja a estas alturas imposible que el Tata Martino bendiga la marcha de Alexis, por lo que la llegada de Llorente deberá producirse utilizando otras vías que seguro que ha pensado Andoni Zubizarreta, que necesita un golpe de efecto para convencer a la directiva de una eficacia puesta en entredicho con los casos de Víctor Valdés, Thiago Alcántara y los no fichajes del central y del portero.



Fernando Llorente, un delantero centro de verdad, de esos que no tiene el Barça, es el plan B que tiene preparado el Tata Martino siguiendo los consejos de sus cracks más carismáticos. Cuando el equipo se encalle hará falta un tipo alto, fuerte, que se haga respetar en el área, con instinto asesino, capacidad para generar huecos y recibir el balón de espaldas y para llevarse a los defensas para que Messi encuentre el hueco. Ese tipo es Fernando Llorente. Ese tipo, riojano, acabará jugando en el Barça y llegará como los turrones. Por Navidad.


Deja tu Comentario