2013-10-07 19:10 FC Barcelona Por: Administrador

Punto Pelota da descanso a Messi y se vuelca con Neymar



Joan Tubau
Podrían preguntar a su audiencia: "¿Es Gareth Bale un bluff?" Pero no, no se atreven, porque Florentino se enfadaría. Lo mejor es tirar de escopeta y apuntar al Barça. Y ahora que Messi está lesionado -se notaría mucho si siguieran atacándole sin jugar- la han tomado con Neymar por recibir un patadón en la espalda, tipo Pepe, en Glasgow y por ser objeto de dos penaltis que no fueron señalados ante el Valladolid. Suficiente argumento para que le aticen acusándole de teatrero. Es normal. No van a perder su precioso tiempo de emisión elogiando el excelente fútbol que está desarrollando el brasileño. Eso en Madrid no vende.
 
Por eso Tomás Roncero afirmaba que "Neymar se ha dado cuenta de que el Barça ha sacado beneficios de simular y por eso lo hace. Y no hay zancadilla", añadía sobre los dos penaltis que se cometieron sobre él. Suena gracioso que hable de beneficios por simular alguien que sólo ve simulaciones en una dirección. En Elche le podrían explicar alguna cosa. Y en Old Trafford también le explicarían por qué el Real Madrid llegó a las semifinales de la Champions y el Manchester United no. Sólo hay que preguntarle a Arbeloa, maestro de la simulación y los malos modos.
 
Y los mismos que defendían con vehemencia que Pepe fue objeto de un "penalti clarísimo en Elche", ahora, en lugar de estarse calladitos, gritan más que nadie. Tomás Roncero, por ejemplo, decía que "lo de Arbeloa ante el Levante es penalti, lo que pasa es que Arbeloa no es de protestar". Y mientras decía esto se le veía en las imágenes protestando un penalti que sólo existió en su imaginación y en la de Roncero, naturalmente.
 
Y el inefable Rafa Guerro, el famoso auxiliar por aquel inolvidable "me cago en mi madre", ponía luz a la audiencia diciendo que "el penalti que cometió Coentrao en Valencia no es penalti porque no se le pueden cortar los brazos. Aunque le diese en la mano no hay intención". Curioso, cuando el balón golpea en el brazo de un jugador del Real Madrid en su área  es siempre de forma involuntaria, a diferencia de lo que pasa cuando el balón da en la mano de un jugador del Barcelona, entonces siempre es una acción voluntaria. Se supone que a los del Barça sí habría que cortarles los brazos.
 
La conclusión es que tanto interés por Messi entre los afines mediáticos de Florentino Pérez es muy buena señal. Indica que el cagómetro se ha apoderado de ellos ante la posibilidad de que vuelva a repetirse el paseo militar que vivió el Barça en la Liga en su última edición. Por Gareth Bale nadie pregunta. No se sabe si el galés hace teatro, cine o directamente le toma el pelo al Real Madrid. Lo mejor de la noche de ayer, la reflexión de Álvaro Benito: "Cuando vuelva Messi, Neymar volverá a la banda y su rendimiento bajará, obviamente". ¡Qué mala suerte para el Barcelona! Cuando vuelva Messi, en lugar de jugar con un número uno el Barça jugará con dos. Obviamente. Y eso asusta. Asusta mucho. A eso se le llama canguelo y puro pánico con el clásico a la vuelta de la esquina y hambre de otra manita.
 

Deja tu Comentario