2012-02-14 12:02 FC Barcelona Por: Administrador

Que alguien le explique a Roncero lo que es el fair play



Tomás Roncero, en el diario As, no se ha enterado todavía de que cuando pierde un título -pocos- el Barcelona es capaz de felicitar al campeón quedándose en el campo o haciéndole el pasillo. Porque eso es deportividad, y la deportividad y el fair play son valores que se enseñan en La Masía. En La Fábrica se enseñan otras cosas, a meter el dedo en el ojo del contrario, a pisarle la mano al rival, a organizar tanganas o a largarse pitando del campo cuando una final acaba en derrota.

El Barça ya demostró en la final de Copa de Valencia que igual que sabe celebrar los títulos, también sabe perder. Ahora, lo más rancio de la caverna mediática mesetaria saca lo de los aspersores, como si eso hubiera sido una muestra de mal perder en lugar de una costumbre en el Camp Nou al término de los partidos desde que Guardiola es el entrenador del Barça. El egocentrismo de Mourinho y de su claca mediática babeante les llevó a pensar que los aspersores se pusieron en marcha para él. Pues no. Se pusieron en marcha porque estaban programados, tanto si el resultado era favorable como desfavorable para el Barcelona. Mourinho no es tan importante en el Barça como para decidir cómo se programan los aspersores. A fin de cuentas, no fue más que un simple traductor y auxiliar de entrenadores en el Camp Nou. Nunca sirvió para más que eso, porque su estilo, sus malos modos y su precaria educación no van con la forma de ser del Barça por muchos títulos que gane. Al barcelonismo le gusta sentirse orgulloso de su equipo y no le basta con ganar de cualquier forma, con violencia o con ayudas arbitrales, por ejemplo. Sencillamente no tiene nivel para entrenar al Barça, por eso, cuando se planteó la posibilidad de ficharle, el barcelonismo fue un clamor para evitarlo. El Barça no podía caer tan bajo.



Pide Roncero que "Piqué, Alves, Messi o Cesc tendrían que felicitar a los nuevos campeones sobre el césped". Que no se preocupe el pintoresco periodista. Lo harán. Y que no sufran por la integridad de los suyos. Nadie le meterá el dedo en el ojo a nadie. Nadie pisará a nadie. Esas cosas están reservados para los que entienden el fair play como desarrollo de la fuerza bruta y descontrolada. Y pide más Roncero: "Guardiola debería dirigirse a Mourinho para darle la mano por consumar un campeonato para la posteridad". Que no se preocupe porque, si el Madrid es campeón en el Camp Nou, eso sucederá. El fair play forma parte de la grandeza de este Barça del que sus incondicionales se sienten tan orgullosos. Por su fútbol, por sus títulos y por su saber comportarse en todo momento.

Y más le vale a Roncero que el Madrid no sufra ningún despiste, porque si pierde esta Liga después de tanta celebración, las carcajadas de Barcelona se podrán oir desde La Cibeles.

 



 


Deja tu Comentario