2013-02-27 14:02 Real Madrid Por: Administrador

Qué dicen los portavoces mediáticos del madridismo



Alfredo Relaño vio un cambio radical, tácticamente hablando, en el estado de forma de uno y otro equipo: "El Madrid ofreció una buena versión de sí mismo, muy bueno en lo táctico y en disposición colectiva, con Di María mejorado, con todos en buen tono y con su estrella, Cristiano, colosal, dominador, poderoso, decisivo. Al revés que el Barça, desparramado, sin control, sin Messi, con solamente Iniesta en su mejor versión. Lo suyo es imponente: nada le distrae de su buen juego (...) Ganó con una superioridad plena, en juego, en físico, en planteamiento. Dejó, ante los ojos del mundo, una verdadera sensación de superioridad sobre el Barça y Cristiano dio un puñetazo en la mesa. Messi fue uno más en un grupo perdido, él fue el héroe del equipo ganador y finalista.

Tomás Roncero se deshace en elogios hacia la figura de Cristiano Ronaldo, que, según él, ha decantado la balanza con respecto a Messi a su favor: "Cristiano ha demostrado que no le importa ser el Balón de Oro en funciones. Estamos buscando todavía a Messi, debe ser que comió unos espaguettis en Milán en mal estado y Cristiano se está aburriendo. Echo de menos a Leo, empieza a ser un recuerdo del pasado mientras Cristiano se dedica a marcar y a callar a 98.000 personas. El mundo entero ha visto lo que ha pasado. Las modas pasan y el 'flower power' del Barça se acabó. Cristiano es Superman, un buen tipo y no es un chulo".



Guillem Balagué incidió en que el Madrid jugó de la forma exacta que debía para ganarle al Barça: "Y el caso es que si el Real Madrid hubiera tenido que defender de otro modo, hubiera sido capaz de hacerlo. Fue ese tipo de partido. A lo que me refiero es que el Madrid dominó el encuentro sin el balón, se escribió el guión que quisieron los blancos. Sin profundidad en los catalanes, la defensa del Madrid (convencida de lo que hacía, totalmente en sintonía con lo propuesto por el entrenador) adelantó la línea hasta el centro del campo. Y el Barcelona (sin liderazgo desde el banquillo, con mucho respeto a la velocidad de los delanteros rivales, muy largo) no supo aprovecharlo.

Julián Ruiz es muy crítico con el Barça y elogia, por encima de todos, a José Mourinho en el diario El Mundo: "Las hienas, los absurdos periodistas que sólo insultan, denigran y escupen sobre José Mourinho, tendrán que dejar de plantear nombres de sustitutos o tendrán que reconocer una lección maestra del mejor entrenador del mundo. El gran maestro. El único que ha podido hacer que abdique el posible mejor equipo de todos los tiempos. Un partido súper estudiado, magistralmente interpretado y con una actuación sublime de Cristianoy Varane, dos jugadores maravillosos que han marcado los cuatro goles del Madrid en la eliminatoria. Varane es ya una superestrella. Impresionante. Que se lo pregunten a Messi, que se ha desactivado, se ha convertido en un espantapájaros en el ataque azulgrana. El propio Messi es el que  detiene la velocidad de balón del Barça. Aunque hay que acusar el pésimo estado de forma de Xavi. Es el grave problema del Barça: Xavi y un poco Iniesta, con la ayuda deCesc. Pero la gran crisis del Barcelona, eliminado en Copa y casi en la Champions, es el resultado de la 'traición' de Pepe Guardiola, autoexiliado en Nueva York. Cobarde, huido, temeroso de Mourinho y ahora escapado a Múnich, en una especie de su personal contubernio, como para cobrar su enorme traición al club de su vida".

Marcos López fue otro de los críticos con el Barça y muy centrados en el acierto del Real Madrid a la hora de plantear el partido: "No fueron tres contras aisladas ni un gol de estrategia, la efectividad no fue diferencial ni tampoco los detalles marcaron el partido. Los indicios, desde la primera carrera de Cristiano Ronaldo, apuntaban a un partido sin control donde se pasó del duelo técnico a la batalla física para llenar el juego de balones divididos donde los de Mourinho eran un ejército y los azulgrana una suma de individualidades inconexas".




Deja tu Comentario