2015-05-20 20:05 FC Barcelona Por: Administrador

La trayectoria del filial empaña el año triunfal del Barça



El tiempo ha dado la razón a Eusebio Sacristán de que él no era el culpable de la esperpéntica situación del FC Barcelona B. Después de varios meses tras su relevo por Jordi Vinyals las cosas siguen igual en el Mini Estadi, con un equipo a la deriva que está penúltimo a cuatro puntos de la salvación, quedando nueve sólo en disputa.

El partido del pasado martes fue una répilca calcada de lo que es este filial esta campaña. Un equipo sin alma, donde los jugadores hacen la guerra cada uno por su lado y donde varios de estos juegan en posiciones donde no saben. De salida Vinyals dejaba a Munir y Adama en el banquillo, debido a su actitud en las últimas semanas. 



En el segundo tiempo les dio entrada y el de l'Hospitalet cambió la cara del equipo. Era a principio del segundo tiempo y el equipo ya perdía 0-1 ante un rival muy serio como el Real Valladolid. Adama lo intentó con su calidad y ayudó en el empate, pero poco más. Luego entraría Munir pero estuvo muy mal sobre el césped. Impreciso, lento y sin sacrificio, el madrileño no demostró nada ante los pucelanos.

Los mismos síntomas de los anteriores partidos, chispazos de los jugadores de calidad del equipo que acaban resolviendo jugadas pero que no sirven para aguantar todos los partidos. Otra vez el Barça naufragó en su propia zozobra y volvió a quedarse a años luz del equipo que la temporada anterior había completado su mejor registro en toda la historia quedando tercero en la clasificación.

Ahora el más que posible descenso será más que una catátrofe para la entidad. Un club como el azulgrana no puede permitirse no tener a su filial en la segunda categoria estatal, donde deben foguearse sus chavales. La mala planificación de la secretaría técnica dejando escapar a muchos jugadores de calidad que incluso podrían haber reforzado al primer equipo de cara al año venidero a sabiendas de la sanción FIFA y la pérdida paulatina de valores en un equipo donde se han organizado varios motines pueden ser algunas de las causas del actual devenir del filial azulgrana. 



Al término de la temporada habrá escabechina en la plantilla. Saltarán muchos nombres ilustres y alguno se va a llevar una sorpresa. Por ejemplo Halilovic.


Deja tu Comentario