2013-05-05 23:05 FC Barcelona Por: Administrador

¡Que no se constipe Messi, por favor! (4-2)



Que se acabe esto ya, este final de Liga huele a agonía para el FC Barcelona. Hoy el Betis ha estado a punto de sembrar el pánico y saltar todas las alarmas en el Camp Nou. Pero al final el Barça ha resuelto el trámite con un 4-2 que es mejor resultado que el 4-3 que cosechó anoche el Real Madrid ante el Real Valladolid. Con la Liga en el bolsillo -sólo hacen falta dos puntos- el Barça se apresta a batir el récord de goles e igualar el récord de puntos que estableció el Real Madrid el pasado año. Y Messi, a lo suyo, a mejorar el registro de 50 goles en Liga de la pasada temporada

Es cierto que el Barça ha llegado a estas fechas finales de temporada muy justo de gasolina. Tan cierto como que realizó la mejor primera vuelta que se recuerda en la historia de la Liga y que ahora vive de los réditos sumados entonces, en la época que coincidió con el "Real Madrid triste". Hoy ha sido más de lo mismo. El Betis ha llegado dos veces en la primera mitad y ha marcado gos goles. El Barcelona ha tenido cinco ocasiones clarísimas y ha marcado sólo una.



Se ha adelantado el Betis muy pronto, en el minuto 2, ha empatado Alexis, que va a más en los últimos partidos de esta temporada -hoy ha estado formidable- y ha vuelto a adelantarse el Betis antes del final de la primera parte. El Camp Nou ha vivido un descanso repleto de incertidumbre. El juego desplegado por los hombres de Tito Vilanova en la primera mitad no era esperanzador, pero al menos esta vez, a diferencia de lo que se vio el día del Bayern Múnich, el Barça llegó a la portería contraria con claridad.

Pero el 9 del Barça, que hoy era David Villa, no estaba inspirado, Hasta tres oportunidades de gol cantadas ha tenido en apenas diez minutos. Las tres podían ser resueltas con facilidad por un delantero de su categoría, pero no entró ninguna de las tres. Tampoco entró un zambombazo de Tello que rebotó en el larguero, cayó abajo y se fue. Era desesperante. Y en pleno desespero llegó el 1-2 del Betis antes del descanso. El Barça construía bien, pero no finalizaba las jugadas y atrás daba demasiadas facilidades con un Adriano que, una vez más, ha demostrado que lo suyo no es el centro de la defensa y ha obligado a Piqué a desdoblarse para hacer su trabajo y el de los demás.

Pero en el minuto 53, como ya sucediera en la eliminatoria de cuartos de final de la Champions League ante el PSG, la historia del partido cambió. Messi se puso a calentar en la banda en el inicio de la segunda parte y cuando pedía el cambio y estaba a punto de salir, transmitió su buena ventura y David Villa, que hoy estaba gafado, pero anotó el empate a dos y acto seguido dejaba su puesto a Messi. Al menos, Leo no tuvo la necesidad de salvar al Barça remontando un partido que estaba perdido. Leo saltó al césped con empate. La primera pelota que toca le sirve para generar una situación de peligro, pero la acaba perdiendo. Pero el segundo balón lo envía directamente al fondo de la red en un magistral lanzamiento de falta. Messi enseñaba el camino del triunfo a sus compañeros. Luego, otro lanzamiento de falta al poste. Y poco después el argentino inicia una jugada "made in Barça", de esas que tanto aburren al respetable madridista, y avanza triangulando con Iniesta y Alexis hasta culminar él mismo la acción ofensiva subiendo al marcador el cuarto gol blaugrana, el segundo de su cuenta y el número 45 en la Liga. Ya sólo está a cinco de su propio récord.



Leo le ha dado la vuelta al partido y ha confirmado que en este equipo existe Messidependencia, pero mal iríamos si el equipo que disfruta del mejor futbolista de la historia del fútbol no supiera sacarle el máximo rendimiento. Después de ver el efecto devastador de Leo en el partido de hoy, seguimos preguntándonos qué hubiera podido pasar si Messi llega a jugar ante el Bayern. ¿Hubiera sido posible el milagro? Con Messi en el campo, la palabra milagro no existe. Todo es posible. Incluso ganarle al Betis por 4-2 un partido que con el 1-2 parecía inalcanzable.

Pero esto es el Barça, el Barça de Messi. El Barça que se ha ganado a pulso la posibilidad de proclamarse campeón de Liga en la próxima jornada. Y lo conseguirá porque ha sido el mejor... y porque tiene a Messi. Que no se constipe el niño, por favor.

 


Deja tu Comentario