2012-09-13 21:09 FC Barcelona Por: Administrador

¿Qué pasaría con el Barça si Catalunya llegara a ser independiente?



Si Catalunya obtuviera la independencia el FC Barcelona deberá replantearse un futuro en el que se contemplan tres opciones: disputar una liga exclusiva para equipos catalanes, apuntarse al campeonato francés o seguir en la liga española en calidad de "invitado".

El deseo de los políticos catalanes pasa por la creación de competiciones deportivas propias en todas las modalidades deportivas basándose en que los deportistas catalanes son la base de los grandes éxitos del deporte español. De hecho casi la mitad de las medallas logradas por España en los Juegos Olímpicos fueron obtenidas por atletas catalanes. Sin embargo, es evidente que esta solución perjudicaría notablemente al FC Barcelona, dado que debería enfrentarse a rivales como el Espanyol, Girona, Nástic, Lleida, Sabadell, Sant Andreu, Europa, Gramenet o Badalona. Una competición así no podría generar los ingresos que actualmente percibe el club por sus derechos de imagen, disminuiría el impacto del dinero de los sponsors, vaciaría el Camp Nou y espantaría a los cracks extranjeros.



Por otra parte, eliminar la rivalidad con el Real Madrid reduciéndola a hipotéticos encuentros en la Champions League mermaría el grado de pasión que acompaña al sentimiento blaugrana y debilitaría tanto al FC Barcelona como al Real Madrid, que aún contando en la competición española con rivales de más entidad, perdería el aliciente de medirse al FC Barcelona. La supresión de los clásicos supondría un durísimo golpe para la economía del FC Barcelona, pero también para la del Real Madrid, que perdería al enemigo identificado al que hay que derrotar.

Además, la desaparición del FC Barcelona de los campos de fútbol españoles afectaría también a la masa social. No será fácil convencer a los millones de seguidores que el Barça tiene repartidos por España para que sigan estimando los colores blaugrana en una competición lejana en la que además se enfrenta a rivales desconocidos.

La segunda opción pasa por inscribirse en la liga francesa, tal y como hizo el Mónaco hace ya muchos años. Sería un caso similar. El Barça cambiaría de rivales. Los grandes duelos serían con el París Saint Germain, el Olympique de Lyon, el Olympique de Marsella, el Burdeos o el Montpellier.  La entidad de los rivales crece, pero no es todavía comparable al poderío de Real Madrid, Atlético, Valencia o Sevilla. Sería un Barça más europeo, menos encerrado en su realidad catalana, pero acusaría económica y socialmente el golpe porque la liga francesa no tiene el peso emotivo ni económico de la española.



Y la tercera vía, la más aconsejable, pasa por mantenerse en la Liga española como "invitado". De la misma manera que no habría problema para jugar el campeonato francés, el Barça podría disputar la liga española, aunque para ello necesitaría pactar con los autoridades políticas, deportivas y federativas su situación especial. Ésta sería la mejor fórmula pra todos. Para la Federación y la Liga Profesional, que no perderían a uno de sus buques insignia más poderosos. Para el Barcelona, que podría mantener su estatus de club grande, retener a los sponsors, atraer a los cracks, acceder a un contrato televisivo ventajoso y llenar el Camp Nou. También sería la mejor opción para el Real Madrid, que sin el Barça se quedaría huérfano. Con vía libre para ganar todas las competiciones, pero sin el aliciente de derrotar al gran rival.

En todo ello deben empezar a trabajar los actuales responsables del FC Barcelona porque la deriva política puede llevarles a tomar decisiones con carácter de urgencia y de manera precipitada. El Barça es un club catalán, eso no es cuestionable, pero su actual poderío está en juego y corre el riesgo de debilitarse si no se actúa de la manera más adecuada.

 


Deja tu Comentario