2014-10-26 20:10 FC Barcelona Por: Administrador

¿Qué pintaba la "mano negra" en el autobús del Barça?



Fede Peris

Se ha querido vender como una anécdota, pero la escena tiene miga. Después de compartir la protocolaria comida de directivas en el hotel Ritz de Madrid, Josep Maria Bartomeu ofreció a Florentino Pérez la posibilidad de acudir al Santiago Bernabéu en el autocar destinado a desplazar a los directivos barcelonistas hasta el estadio para asistir al clásico. Evidentemente, Florentino Pérez tiene recursos más que sobrados para cubrir la distancia que separa el hotel Ritz del estadio Bernabéu. Por ejemplo, su coche particular con chófer. Por eso hay que entender su decisión de subirse al autocar del Barça como un signo de prepotencia hacia el presidente y los directivos barcelonistas, que le sirven para desplazarse por Madrid. Aunque en el fondo, no hizo más que aceptar una invitación que nunca debió producirse.



Está bien que Bartomeu acepte la invitación a comer de Florentino Pérez, como estará bien que invite al presidente blanco a comer en Barcelona cuando tenga lugar el partido de la segunda vuelta. Se trata de cumplir con las pautas de buena educación que deben rodear las relaciones entre presidentes.  Pero familiaridades con este personaje, las justas. Él es el responsable de los insultos al Barça y a Catalunya que se escucharon ayer y en cada partido que juega el Real Madrid en el Bernabéu. Cuando algo de lo que sucede en el Bernabéu no le gusta, lo soluciona al instante, como por ejemplo la retirada de pancartas que piden su dimisión. Y también es Florentino Pérez el principal sospechoso de la situación de judicialización que vive el Barcelona. Bartomeu habló en su momento de "mano negra" y para nadie es un secreto que se refería a Pérez.  También, según José María García, Florentino Pérez es el responsable de la filtración de la información que acusaba al Barcelona de realizar prácticas relacionadas con el doping. Una cosa es ser educado y otra pasarse. El anfitrión era Pérez, en todo caso le correspondía a él ofrecer a sus invitados un medio de locomoción.

No se entiende que el presidente del FC Barcelona pueda tener tanta familiaridad con una persona de la que se sospecha que está detrás de todas las desgracias que persiguen al Barça en los útlmis tiempos. Por cierto, Bartomeu aseguró hace unos meses que tenía indicios sobre la identidad de la "mano negra" y que cuando las evidencias se convirtieran en realidades informaría cumplidamente al socio. Ni una palabra hasta ahora. Y entre tanto, acogiendo en territorio blaugrana al sospechoso de ser la "mano negra" del Barça. ¿No le llegaba a Pérez para un taxi? ¿No podía haberse desplazado al Bernabéu con alguno de sus directivos?

El Barça empezó a perder el clásico en la comida de directivas. Suspenso para Bartomeu.




Deja tu Comentario