2012-10-08 22:10 Real Madrid Por: Administrador

¿Qué dirá la caverna del "Mourinhismo" de Tito?



Sorprendentes, a la par que lamentables declaraciones las del técnico culé en la sala de prensa del Camp Nou, criticando abiertamente al árbitro y atacando a Pepe. Ojipláticos se debieron quedar muchos madridistas al leer o escuchar las palabras del entrenador blaugrana, farfullando al más puro estilo pataleta minutos después del choque.

Recordemos lo que dijo Vilanova sobre el árbitro y sobre Pepe:



"Para no querer hablar de los árbitros, Mourinho ya ha hablado. En el segundo gol del Madrid hay una falta clarísima a Andrés Iniesta. Así me lo ha dicho él. Si vamos a hablar de los colegiados, analicémoslo todo, no lo que nos interesa. ¿Que Pepe dice que somos teatreros? Podemos hacer un vídeo con sus patadas".

"Mourinho me ha dicho que ha sido un buen partido y yo le he comentado lo mismo. Nuestras relaciones son correctas. Ahora me saluda. Cuando era segundo entrenador no lo hacía. ¿Que el Madrid ahora está más cerca? No lo sé. Son sus palabras".

Para que el lector contraste, éstas fueron las declaraciones de Mou y de Pepe:



Mourinho: "El Madrid es un club señor y no se puede hablar de penaltis no señalados. ¿Triste porque el Madrid no se queja? Es la filosofía del club y me tengo que adaptar a ella, aunque a mí me gusta la verdad. Delgado es un buen árbitro que en un momento determinado del partido ha cometido un fallo importante. Le puede pasar a cualquiera, a mí también con los cambios".

Pepe: "Él (Iniesta) me busca en el área por completo, se tira y da mil vueltas. Ellos son así, muy teatreros."

El cambio de valores del barcelonismo

Cuesta creer que ahora la filosofía del Barça o, por lo menos, la del entrenador del Barça sea la de rajar de los errores de los árbitros y soltar frases como la que soltó ayer Tito con Pepe. Sobre todo porque este tipo de quejas y de afirmaciones contundentes sobre rivales ha sido uno de los principales caballos de batalla esgrimidos por el club catalán y por sus acólitos informativos a lo largo de todos estos años.

El barcelonismo ha ido construyendo con el paso de las temporadas, aprovechando sus victorias y sus títulos y un estilo de juego que, hay que reconocerlo, enamoró a medio mundo, una visión premeditada de lo que debe ser el fútbol, imponiendo sus valores y sus criterios por encima de todos los demás, deslizando una forma de pensar que sólo da cabida a un tipo de fútbol y de formas de actuar ante determinados elementos que siempre andan alrededor del mismo. Sólo vale jugar de una determinada manera; Todo lo demás no es fútbol o es el fútbol malo que hay que erradicar, por eso el Madrid se ha puesto como ejemplo del mal por el barcelonismo ante el mundo. Se trata de una actitud que pretende poner al universo futbolístico en contra de los blancos. En esa campaña de temporadas y temporadas, Mourinho constituía un diamante en bruto para la caverna por su particular filosofía modernizadora en muchos aspectos.

Entre ellos, como él mismo dijo una vez, el criticar al estamento arbitral cuando éste cometa errores durante los partidos. Mourinho es de los que piensa que es algo que se debe hacer para mejorar el fútbol; Si un futbolista o un entrenador deben pagar por sus errores cuando los cometen y pueden ser criticados, ¿por qué esa Ley no escrita de que no se debe hacer lo mismo con los árbitros? ¿Acaso no son personas iguales a las demás? Sin embargo, el barcelonismo siempre utilizó las quejas de Mourinho como "ejemplo" de mal perder, de carácter sibilino y antipático y de mal para el deporte. Ahora Tito Vilanova ha hecho lo mismo... ¿habrán cambiado esos valores y ese Seny que impedía al club blaugrana hablar de los árbitros?

Y ojo, que estas críticas hacia Vilanova no son por haberlo hecho, sino por el doble rasero que eso supone, por la hipocresía que ha demostrado ante los ojos de todo el mundo. Por eso decimos que se ha "Mourinhizado". Si el técnico del Barça quiere rajar de árbitros y rivales tiene todo el derecho del mundo a hacerlo, pero su actitud se vuelve incompatible entonces con la de criticar al vecino cuando hace lo mismo. ¿O es que sólo ellos pueden opinar?

Sin embargo, la caverna culé sabrá tapar estos episodios con la rapidez y la eficacia que le caracteriza. Se dedicarán a insultar y menospreciar a Pepe y Mourinho con la estrategia del "tú más", que es la única que saben esgrimir cuando se quedan sin argumentos. O eso o acabarán "matando" a Tito, alguien que, por otra parte, aún no ha recibido palos y comparaciones odiosas con Pep Guardiola porque todavía no ha perdido un partido. Esperemos a que eso pase y veremos cómo trata el barcelonismo a aquellos que se salgan del guión de la hipocresía y la doble moral.


Deja tu Comentario